Madrid (II)

Llegas a casa de Jacobo. Sus amigos están bebiendo cerveza y viendo el Mundial. Es un buen plan. Te presenta, aunque ya conoces a todos: “Este chaval escribe un diario… en primera persona. ¿O es en tercera?”. Niegas con la cabeza. “Es en cuarta”. Vaya gilipollas estás hecho, contesta. Sigue leyendo

Anuncios

Madrid (I)

Z. te dice por Facetime: “Es raro. En Madrid piensan que soy de una forma, pero aquí de otra distinta. ¿Por qué crees que es eso?”. A Z. le encanta hacer preguntas retóricas que tú siempre contestas y, hasta pasado un tiempo, no te das cuenta que si son preguntas retóricas no tienen respuesta. Sigue leyendo

Londres (II)

Adelantas tu vuelta a Madrid. Vuelas el jueves. De repente, estás tan feliz que te da pudor contarlo. Estos dos años, en los que has vivido en cuatro sitios distintos (Monterrey, Madrid, París y Londres) te has dado cuenta que todos necesitamos un lugar al que arraigarnos. Ser cosmopolita está muy bien hasta que llega el sábado por la tarde y no tienes planes porque no conoces a nadie. Sigue leyendo

Guadalupe Nettel: “Las casualidades tienen poca cabida en la ficción”

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 19.35.02

Guadalupe Nettel (Ciudad de México, 1973) es una destacada escritora mexicana que en 2014 ganó el Premio Herralde de Novela con Después del Invierno. Ha publicado ensayos, cuentos y novelas. En esta entrevista habla, entre otras cosas, del mito fundacional del escritor.

¿Existe la inspiración?

La he sentido, sobre todo, cuando estaba acabando Después del invierno. Me sentaba a las doce y terminaba a las ocho, y si hacía una pausa a las cuatro, luego terminaba a las tres de la mañana. Son momentos raros, una mezcla de factores: la presión, la emoción, las ganas de querer pasar a otra cosa, pero al mismo tiempo sentir que lo estás haciendo bien, que no hay que cortar el impulso. Es muy rara la situación de no ver pasar el tiempo. Sumergirte tanto en la historia y en la empresa que no te diste cuenta a qué hora oscureció. Sigue leyendo

Manuel Jabois: “El principal mérito de un escritor es no poner deberes a sus lectores”

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 20.58.37.png

Manuel Jabois Sueiro (1978, Sanxenxo) es un periodista y escritor español. Es conocido por sus columnas y crónicas. La entrevista se produjo en su casa, durante hora y media, con juguetes de niño por el suelo.

 

¿Abordar la realidad de forma irónica es una manera de marcar distancia?

No lo sé. La columna generalmente es un espacio que siempre ha pertenecido a grandes nombres aficionados a dar puñetazos sobre la mesa. Pero yo no tengo ninguna vocación de trascendencia. No aspiro ni a que me hagan caso. He empezado muy joven y de manera muy estrafalaria a escribir columnas: había que llenar una página y yo pasaba allí. No me lo tomo a broma porque sería una falta de respeto, pero mi filosofía es: «Os cuento esto, pero no lo toméis muy en serio porque no estoy seguro». Dudar me ayuda muchísimo, especialmente cuando hago opinión, porque me acerca al lector, que está acostumbrado a leer verdades escritas por grandes señores. Al mostrarme indeciso la gente puede conectar más, o al menos la gente que a mí me interesa, que es la que no tiene todo muy claro. Sigue leyendo

Que no se muera tu madre en la Unión Soviética

Un fragmento del libro de David Remnick La tumba de Lenin, los últimos días del imperio soviético:

“It wasn’t as if this swamp of corruption were a secret to the Soviet people any more than the existence of the mafia is a secret to the New York storekeeper forced to pay protection money. The mafia made itself known every turn. You literally could not leave this earth without feeling its heaving hand come on your shoulder. One afternoon, the nanny who take care of our son  came to work exhausted and depressed. Her mother had died, but what had run her down most was the enormous effort and expense of getting the woman buried -a process that drained her as much as it enriched the “cemetery mafia” and its Party patrons.

«I knew immediately this was going to run into big money for us», Irina said. «We were supposed to get a free funeral and burial. But that is a joke. The first stop was the bank. First, Mother’s body had to be taken to the morgue. We were told that the morgues were all filled up, and the y wouldn’t take her. But when we paid two hundred rubles to the attendants, they took her. Then there was the fifty rubles for her shroud.

«Then the funeral agent said he had no coffins my mother’s size and that we could buy something eight feet long. My mother was five feet tall. For eighty rubles he came up With the right size. Then the gravediggers say they could not dig the grave until two p.m., even though the funeral was set for ten a.m. So that took two bottles of vodka each and twenty-five rubles each. the driver of the funeral bus said he had another funeral that day and couldn’t take care of us. But for thirty rubles and a bottle of vodka we could solve the problem. We did. And so on with the gravesite and the flowers and all the rest. In the end, it took two thousand rubles to bury my mother. Three months’ income for the family. Is that what ordinary life is supposed to be? To me, it’s like living but the law of the jungle». Sigue leyendo

París (VIII)

“No escribo. Salvo ráfagas, tampoco leo. Lo bueno es que he dejado de ir a clase, y observo cómo transcurren las semanas sin mucha más preocupación que la de alegrarle el día a Z.”

Noviembre se ha pasado muy rápido. Lo primero que hizo fue traer el frío a París. El tiempo lucha por no empeorar, pero son semanas duras. Vienen amigos de Z. y más tarde te visitan Miguel y Gonzalo por separado. Sigue leyendo

París (VI)

Que la vida no es una novela uno se da cuenta rápido. Por ejemplo, el Bandini de Fante. Es un personaje literario que solo come naranjas. ¿Pero quién come naranjas? Tú solo comes manzanas, porque son baratísimas. Las naranjas son pringosas y dejan hilillos en las uñas y un olor fuerte en las manos. ¿Por qué la fruta del Edén era una manzana y no una naranja? Sigue leyendo