Los pecados

“No es ninguna vergüenza haberse manchado la cara. La vergüenza es no lavarse y seguir con ella sucia”.

A sangre fría, de Truman Capote (Ed. Anagrama).

Sobre el individualismo

“Por más egoísta que se pueda suponer al hombre, existen evidentemente en su naturaleza algunos principios que lo mueven a interesarse por la suerte de otros, y a hacer que la felicidad de éstos le resulte necesaria, aunque no derive de ella nada más que el placer de contemplarla”.

Adam Smith, en La teoría de los sentimientos morales.

Lass’sie nach Berlin kommen!

Discurso de John Kennedy el 26 de junio de 1963 en Berlín:

“Hay mucha gente en el mundo que de verdad no comprende, o pretende no comprender, cuál es la gran cuestión que separa el mundo libre del mundo comunista. ¡Que vengan a Berlín! Hay también quien dice que el comunismo es la ola del futuro. ¡Que venga a Berlín! Otros dicen que en Europa o en otras partes podemos colaborar con los comunistas. ¡Que vengan a Berlín! E incluso hay algunos que dicen que el comunismo ciertamente es un mal sistema, pero que nos permite desarrollar la economía. Lass’sie nach Berlin kommen!”.

John F. Kennedy, de André Kaspi (biografía).

María Ramírez o por qué el periodismo está más vivo que nunca

Decía Larra que siempre ha gemido la prensa (“Ha gemido la prensa/ pero hoy que le das/ Talidio, a imprimir tus obras todas/ gime al menos con motivo”). No somos la excepción porque no confirma la regla, pero desde luego que la prensa se queja con más fuerza que nunca. Muchos periodistas ven a Internet como un arma que ha hecho estragos en la redacción y reducido a cenizas los periódicos. Otros no; María Ramírez (Madrid, 1977) acaba de fundar junto a su padre un nuevo medio, El Español. Es consciente de la seriedad de la crisis pero rechaza el discurso victimista. Sigue leyendo

Preguntas

“Entonces, ¿cuáles son los límites del Estado democrático? ¿Cuál es el equilibrio adecuado entre la iniciativa privada y el interés público, entre la libertad y la igualdad? ¿Cuáles son los objetivos realistas de política social y qué constituye interferencia y exceso de intervención? ¿Dónde debemos situar el inevitable compromiso entre maximizar la riqueza privada y minimizar la fricción social? ¿Cuáles son los límites apropiados de las comunidades políticas y religiosas? […] y así sucesivamente.

Estos son los desafíos del presente siglo. […] Creemos que hemos aprendido lo suficiente del pasado para saber que muchas de las viejas respuestas no funcionan, y puede que sea cierto. Pero lo que el pasado puede ayudarnos a comprender es la perenne complejidad de las cuestiones”.

Tony Judt, en Sobre el olvidado Siglo XX.