Cristina Cifuentes: “Podemos está engañando a la gente”

DSC_0183

Pregunta. Usted empezó a participar en política desde una edad muy temprana. ¿Qué se le pasa por la cabeza a una joven de 16 años para afiliarse a Alianza Popular, un partido con raíces franquistas?

Respuesta. A mí me tocó vivir un momento políticamente interesante. Cuando Franco murió yo tenía 11 años, por lo que tuve la suerte de vivir con una conciencia en democracia. Tampoco creo que el Partido Popular, en ese momento Alianza Popular, fuera un partido heredero del franquismo. Era un partido de ideología de centro derecha que nació en democracia con independencia de que su fundador, Fraga, fuera Ministro con Franco. Adolfo Suárez también lo fue y sin embargo hoy en día nadie cuestiona que fuera uno de los grandes artífices de la democracia. Es verdad que era un poco raro que a una niña con 15 años le interesara la política. Creo que es importante que entre la gente joven haya una preocupación por dirigir las inquietudes que tú tienes hacia el mundo institucional. Sigue leyendo

Anuncios

Andrea Levy: “En España lo verdaderamente revolucionario es ser liberal”

Portada LevyVivimos en la era de lo inmediato, de lo visual. De los tuits y de los gifs, de las fotos que se desvanecen a los ocho segundos. Si algo perdura, es que está desfasado. Y, mientras tanto, la política no pierde el tiempo: ningún partido ha dejado de llenar el Congreso de caras bonitas. Tampoco el Partido Popular, demacrado por la putrefacción de sus extremidades. En esa regeneración se encuentra Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP (Barcelona, 1984). Su juventud y buena presencia hace que la acusen, como a la mayoría de los nuevos políticos, de ser una mera figurante con dotes para el plató de televisión, pero de postín para el ciudadano ilustrado, que si de algo está harto es de que le traten por tonto.
Sigue leyendo

La Universidad cercada

¿Te imaginas que no hubiera ningún equipo de fútbol español entre los 200 mejores del mundo? Eso pasa con las universidades en España.

No seas ingenuo. Tu vida se va a reducir a un título. Si es a dos, mejor. Y a un máster. ¿Por qué no a dos? Y más te vale hablar francés o alemán. Inglés ni se pregunta. Pero, ¿no vas a la universidad? Olvídate, no encontrarás un buen trabajo. ¿Vas a la universidad? Sí, ¿no? No te preocupes, no vas a aprender. Bueno, ya lo sabes. Estás en cuarto y… estás perdiendo el tiempo. Dentro de unos años todo el mundo tendrá tu mismo título. Abre la puerta y verás el panorama con mayor claridad: profesores con nula vocación que se niegan a leer tus trabajos, clases magistrales y lecturas de powerpoint estúpidas, zombis estudiantes sin otra idea que la de aprobar, rectores que buscan una mayor financiación para contratar más profesores y conseguir más votos y, gracias a todo ello, un sistema hiperburocrático, poco eficiente y endogámico. ¿Tu futuro? Eso no le importa a nadie. ¿Quieres saber más? Bienvenido a la universidad. Sigue leyendo