Andrea Levy: “En España lo verdaderamente revolucionario es ser liberal”

Portada LevyVivimos en la era de lo inmediato, de lo visual. De los tuits y de los gifs, de las fotos que se desvanecen a los ocho segundos. De la sobreinformación y el desconocimiento. Si algo perdura, es que está desfasado. Y, mientras tanto, la política no pierde el tiempo, ningún partido ha dejado de llenar el Congreso de caras bonitas. Tampoco el Partido Popular, demacrado por la putrefacción de sus extremidades. En esa regeneración se encuentra Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP (Barcelona, 1984). Su juventud y buena presencia hace que la acusen, como a la mayoría de los nuevos políticos, de ser una mera figurante con dotes para el plató de televisión, pero de postín para el ciudadano ilustrado, que si de algo está harto es de que le traten por tonto.

Andrea Levy desbarata el tópico hablando de literatura, de nacionalismo y del futuro de la derecha en España. La tesis de Levy es que hace falta reforzar la ideología ante la estética. Las ideas ante las imágenes. La nuestra, que de la teoría a la práctica hay un paso. Los medios del Siglo XXI lo pueden todo; parece que uno sólo se puede librar de los cantos de sirena del prime time si se ata al mástil de la intelectualidad, desaparecido de la parrilla mediática. Pero para que el barco progrese su jefe de prensa debería llenarse los oídos de cera. Más que nada para evitar cualquier contradicción en su discurso, no vaya a ser que la veamos entrando en directo en El Intermedio anunciando un insólito pacto con Podemos, atraída por los pelos largos de algún canalla comunista.

 

Pregunta. En una entrevista en la contraportada de El País, usted hablaba con Juan Cruz de rebelarse contra la etiqueta en el mensaje político. Se declara interesada en la literatura. ¿Están relacionadas?

Respuesta. Cuando nos vemos sometidos a tener que intervenir en los medios, muchas veces intentamos sintetizar demasiado los conceptos, y eso nos da poco margen para que podamos hacer conexiones de ideas. Él me animó y me dijo que me rebelara contra esto. Creo que es bueno que los políticos lo hagan, introduzcan los contextos y expliquemos de dónde vienen las ideas que sintetizamos. Y la literatura es muy buena para atraer conceptos. Isaiah Berlin me parece interesante para tratar el tema del nacionalismo. Si sólo nos basamos en lo que creemos o en las frases que nos hemos marcado como marco mental a veces nos aburrimos. Por ejemplo, cuando tú lees a Houellebecq, que puede parecer que es un autor de novela, allí también hay mucha influencia política. Houellebecq trata la superación de los países dentro de un entorno globalizado.

P. ¿Qué valoración hace de Sumisión y de esa pérdida de valores europeos que trata de describir?

R. Eso es algo que refleja en toda su obra. Sobre todo en Plataforma. A mí el que más me gusta es El mapa y el territorio. En cuanto a Sumisión, te voy a decir la verdad: es el único de Houellebecq que he dejado a la mitad porque me aburrió un poco. Los otros los he devorado. Sumisión no es el más brillante, aunque tiene una frase muy buena: “Los países deberían ser para nosotros como los hoteles: uno va a pasar la noche y cuando se va uno puede elegir otro hotel”. Fíjate que en esa reflexión que hace un autor de literatura tú puedes tener una síntesis muy importante de un concepto político. La visión del individuo superado por un entorno también se ve en Pastoral americana de Roth o Canadá de Henry Ford.

P. En Roth y en Zweig se observa muy bien el nacionalismo del Siglo XX.

R. Leyendo El mundo de ayer me acuerdo de un párrafo revelador. Describe una escena en un café teatro en Francia donde pasan unas imágenes de Guillermo II y el público, automáticamente al ver las imágenes se pone a silbar, a chillar y a insultarle. Y entonces él se pregunta: ¿cómo es posible que en ese pueblo, esa gente que tan poca conexión tiene seguramente con lo que está sucediendo, se haya generado tal sensación de odio que solo proyectar una imagen directamente provoca esa reacción? Yo veo que esto me está sucediendo en Cataluña. O cuando sale una bandera de España o un jugador de la Selección. Son interesantes esas lecturas porque lamentablemente es posible que se repitan las circunstancias.

P. ¿Por qué el nacionalismo sigue tan vigente y renace con fuerza?

R. Los nacionalismos románticos (risas). Me gusta la frase de Rilke que dice eso de “mi patria es mi infancia”. Lo que yo soy no es simplemente un sentimiento colectivo nacional sino que estoy compuesta por todo aquello que he vivido. Mi patria es todo eso. Creo que no puede disociarse el concepto de globalización con el auge de los nacionalismos, porque al final la tradición, que es lo que perpetúa todos esos recuerdos de generación en generación, debe hacerse más fuerte para no perderse en el magma que tenemos de globalización. Eso que quieres que perviva… La tradición de las fiestas de tu pueblo, por ejemplo. Todo ello acaba convirtiéndose en una protección del nacionalismo.

P. Sus palabras desprenden cierta comprensión hacia el sentimiento nacionalista.

R. ¿De comprensión por mi parte? Vuelvo al concepto Houellebecq: no estoy totalmente de acuerdo en que los países deban ser simplemente hoteles, porque conforman nuestros recuerdos. Hay una parte de tradición que debe pervivir, porque es bonito. El problema es cuando el nacionalismo nos opone a los otros. Eso es lo que veo en Cataluña, en Pegida, en el Frente Nacional… el problema en el nacionalismo no es el concepto romántico de la tradición, el problema es el nacionalismo como arma de situarnos contra el otro. Eso es lo que lo convierte en un acto peligroso.

Sigue leyendo la entrevista a Andrea Levy aquí, en La Mecha.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s