Que llegue el día

HIMNO, de Charles Baudelaire (Las flores del mal):

“A la muy cara, a la muy bella,
Que de claridad me colma,
Al ángel, al inmortal ídolo,
En su inmortalidad, ¡salud!

Ella en mi vida se difunde
Como aire impregnado de sal
Y en mi alma no saciada,
Vierte el gusto por lo eterno.

Pomo que entero perfuma
El aire de un cuarto amado,
Incensario que humea solo
Toda la noche en secreto,

¿Cómo, inmarchitable amor,
Expresarte sin mentir?
¡Grano de almizcle que yaces,
De mi eternidad al fondo!

A la buena, a la muy bella,
Artífice de mi dicha,
Al ángel, al inmortal ídolo,
En su inmortalidad, ¡salud!”

 

 

O aquello de si me das la mano,
prometo encontrar tu verso.
Si me rechazas y me olvidas,
no aseguro no escribirlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s