Londres (I)

Casi nada de lo que te está pasando en Londres lo puedes contar. Te limitas a registrarlo en tus cuadernos, aunque no sabes si para crear una historia coherente en tu vida o, simplemente, para hablar contigo mismo, pues estos cuadernos no ha de leerlos nadie. Sigue leyendo

Anuncios

Samanta Schweblin: “El límite entre lo posible y lo imposible me parece la zona más literaria y atractiva”

captura-de-pantalla-2018-04-09-a-las-0-54-55

Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) es una de las cuentistas más reconocidas del panorama literario actual. Con su corta novela Distancia de rescate quedó finalista del Premio Man Booker International Prize en 2017. En esta entrevista habla de la escritura como un trabajo del que nada se deja al azar.

PREGUNTA: Dice que en la formación de un escritor joven es clave leer mucho, pero solo a través de una lectura lenta. ¿A qué se refiere?

RESPUESTA: Creo que uno de los problemas cuando uno empieza a escribir es que en realidad escribir ya sabemos. Puede que no escribamos como los autores que admiramos, pero la escritura es una técnica adquirida: logísticamente, ya sabemos cómo se hace. Lo mismo sucede con la lectura. Cuando uno se sube a la bicicleta no piensa en los movimientos que nos ponen en marcha y a la vez nos aseguran cierto equilibro, uno solo ve el paisaje, y piensa en el lugar al que quiere llegar. Pero cuando se quiere tener un control más exhaustivo hay que volver a analizarlo todo. Hay que entender exactamente cómo se mueve el cuerpo sobre los pedales y el asiento, cómo funcionan los contrapesas y porqué, hay que ser consciente de cada mínimo detalle. A eso me refiero con una lectura lenta, a ser verdaderamente consciente, palabra a palabra, de qué acciona cada paso de un texto en la cabeza de un lector. Sigue leyendo

Iñaki Uriarte: “Yo no me hablo con adjetivos”

captura-de-pantalla-2018-03-18-a-las-17-08-13Iñaki Uriarte (Nueva York, 1946) no empezó a escribir hasta los 50 años. Cuando publicó sus diarios en 2015, Antonio Muñoz-Molina y Enrique Vila-Matas elogiaron rápidamente el libro. A pesar de lo poco que ha escrito (apenas tres libritos con Pepitas de Calabaza) de sus diarios emerge una voz única en la literatura del yo en España.

PREGUNTA: Hay algunos autores que dicen que escribir les parece un suplicio.

RESPUESTA: Pues que no se martiricen. Escribir no es obligatorio. Aunque reconozco que lo que yo prefiero es corregir. Me gusta haber escrito y seleccionar y corregir. Ahí es cuando soy más feliz. Y la gozada más inmensa suele ser borrar. Es una satisfacción. Si tienes 10 folios y eliminas 2 mejoras el texto. No es tan fácil tirar a la basura aquello a lo que le has dedicado tiempo, pero es un hijo tonto que no va a funcionar de ninguna manera. Diarios está muy corregido. Creo que no hay ninguna frase que haya salido a la primera. Siempre intento simplificarlas. Si te estás escribiendo a ti mismo, ¿qué vas a hacer? ¿andarte con florituras léxicas o sintácticas? Además, yo no tengo facilidad para escribir con estructuras complejas. Aunque cuando te pones a escribir, no sé por qué, la tendencia inicial es a hacerlo todo más complicado de lo normal. Sigue leyendo

Guadalupe Nettel: “Las casualidades tienen poca cabida en la ficción”

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 19.35.02

Guadalupe Nettel (Ciudad de México, 1973) es una destacada escritora mexicana que en 2014 ganó el Premio Herralde de Novela con Después del Invierno. Ha publicado ensayos, cuentos y novelas. En esta entrevista habla, entre otras cosas, del mito fundacional del escritor.

¿Existe la inspiración?

La he sentido, sobre todo, cuando estaba acabando Después del invierno. Me sentaba a las doce y terminaba a las ocho, y si hacía una pausa a las cuatro, luego terminaba a las tres de la mañana. Son momentos raros, una mezcla de factores: la presión, la emoción, las ganas de querer pasar a otra cosa, pero al mismo tiempo sentir que lo estás haciendo bien, que no hay que cortar el impulso. Es muy rara la situación de no ver pasar el tiempo. Sumergirte tanto en la historia y en la empresa que no te diste cuenta a qué hora oscureció. Sigue leyendo

Manuel Jabois: “El principal mérito de un escritor es no poner deberes a sus lectores”

Captura de pantalla 2018-01-22 a las 20.58.37.png

Manuel Jabois Sueiro (1978, Sanxenxo) es un periodista y escritor español. Es conocido por sus columnas y crónicas. La entrevista se produjo en su casa, durante hora y media, con juguetes de niño por el suelo.

 

¿Abordar la realidad de forma irónica es una manera de marcar distancia?

No lo sé. La columna generalmente es un espacio que siempre ha pertenecido a grandes nombres aficionados a dar puñetazos sobre la mesa. Pero yo no tengo ninguna vocación de trascendencia. No aspiro ni a que me hagan caso. He empezado muy joven y de manera muy estrafalaria a escribir columnas: había que llenar una página y yo pasaba allí. No me lo tomo a broma porque sería una falta de respeto, pero mi filosofía es: «Os cuento esto, pero no lo toméis muy en serio porque no estoy seguro». Dudar me ayuda muchísimo, especialmente cuando hago opinión, porque me acerca al lector, que está acostumbrado a leer verdades escritas por grandes señores. Al mostrarme indeciso la gente puede conectar más, o al menos la gente que a mí me interesa, que es la que no tiene todo muy claro. Sigue leyendo

Arturo Pérez-Reverte: “El lector que lee Alatriste comprende España”

revertepequencc83o.png

Arturo Pérez Reverte (Cartagena, 1951) es uno de los escritores españoles con más reconocimiento internacional. Ha escrito casi 30 novelas y es miembro de la Real Academia Española. A pesar de ser un personaje polémico, es innegable que su Capitán Alatriste ha enseñado a leer a más de una generación de españoles.

En esta entrevista nos explica cómo ha llegado hasta aquí: sus influencias literarias, su pasado como periodista y por qué se debe leer para llevar una vida mejor.

PREGUNTA: ¿Falta hoy día una mayor lectura de los clásicos?

RESPUESTA: Hay una cosa que es muy importante para un escritor: la formación. Yo tuve la suerte de tener una preparación buena y eso se nota en la obra. La gente, aunque no lo vea, lo huele, lo intuye. Un escritor joven lo primero que necesitaría es nutrirse de los clásicos griegos y latinos. ¡De ahí venimos! Los grandes mitos y los grandes temas: la mujer, el adulterio, el hijo no querido, la muerte, el viaje, el regreso… Después El Siglo de Oro: Quevedo, Lope, Calderón, Cervantes… Ahí es donde un escritor español aprende a afilar la espada, donde coge las herramientas técnicas, el vocabulario, el lenguaje y la riqueza. A ese poso clásico se añaden unas herramientas técnicas y un aprendizaje del manejo de la lengua. Y después, la gran novela del XIX y XX: Balzac, Galdós, Tolstoi, Dostoievski, Conrad. Aquellos que enseñan a estructurar una novela.

Con lo cual, un joven escritor que no ha leído a Homero, ni a Quevedo ni a Thomas Mann ni a Balzac se puede ir a hacer puñetas, porque no tiene nada. Que ni se moleste. Por muy listo que sea y mucho talento que tenga, no tendrá las herramientas, la educación técnica ni la formación intelectual suficiente para poder contar novelas como dios manda. Aunque fuese una novela contra todo eso, aunque después se dedique a romperlo. Picasso llegó a ser lo que es siendo primero un pintor extraordinariamente clásico. Después fue rompiendo ese clasicismo, pero hasta para romper primero se debe conocer. Sigue leyendo