Londres (I)

Casi nada de lo que te está pasando en Londres lo puedes contar. Te limitas a registrarlo en tus cuadernos, aunque no sabes si para crear una historia coherente en tu vida o, simplemente, para hablar contigo mismo, pues estos cuadernos no ha de leerlos nadie.

Convives un par de semanas con un ratón que corretea por tu cuarto en el barrio de Victoria, en Londres. Cuando lo ves por primera vez, te asustas y bajas a la recepción, escandalizado. Al día siguiente se lo cuentas a tus compañeros de habitación y le restan importancia. “Es muy pequeño”. Son británicos que rondan los 50 y llevan casi dos años viviendo aquí. Uno es hincha del Manchester City y se bebe 8 cervezas cada noche. Ha sido soldado en Irak y en los Balcanes, pero ahora es conductor de grúas. La misma noche que le conociste se tiró un eructo. Le siguió un “sorry” tan sincero que respondiste con una risotada. Pero siguió eructando y disculpándose por algo que no tenía intención de cambiar. En uno de sus grandes eructos su barriga estuvo a punto de deshincharse como un globo al que se le escapa el aire. Sigue leyendo

Anuncios