Jorge Bustos: “El aprendizaje de la escritura es un despojamiento. Es el aprendizaje de la sencillez”

Hace un año entrevisté, junto a Gonzalo R. Sevilla, a Jorge Bustos. La entrevista se hizo con el mismo propósito que la conversación con Arcadi Espada: hablar sobre el oficio del escritor. En este caso, Jorge Bustos cuenta su visión sobre el ensayo, su estilo y su pasión por la lectura. No hay nada de actualidad. También charlamos de posmodernismo, cultura y libros.

Esta entrevista se realizó en mayo de 2016:

PREGUNTA: El nazismo nos enseñó a replantear el poder y nuestra confianza en la cultura.

RESPUESTA: Ahí empieza un desprestigio de la cultura y de la razón que siguen Adorno y Horkheimer con su Dialéctica de la Ilustración. ¿Cómo la nación alemana, la más culta del mundo tal y como era en los años treinta, pudo desarrollar el mayor horror de la historia? ¿Si la cultura no nos blinda de algo tan horrible como el nazismo, ¿de qué sirve la cultura? Emerge un cierto nihilismo. Entran en crisis todos los relatos que daban sentido a la vida del hombre: la comodidad, la religión o las tradiciones. Mientras tanto, gana fuerza el individualismo. Al mismo tiempo, el consumo de masas permite la democratización de la cultura. A partir de los años cincuenta, creada la cultura de masas, quedan trastocados los parámetros por los que se regía el mundo cultural y literario, hasta llegar al momento actual donde conviven todo tipo de corrientes. La posmodernidad es un océano donde han desembocado todas las corrientes de la historia occidental, y cada uno nada en la suya.

Pero donde el canon occidental, según Steiner, está en peligro.

Steiner está preocupado por la idea de tradición y autoridad. Todo eso se dinamita en los años sesenta: la disciplina cada vez está más en cuestión. Lo importante es que la posmodernidad tiene muchas ventajas, es una gran explosión de libertad, pero al mismo tiempo tiene la manía constante de la banalización. Al perder las referencias de lo canónico, al odiar las normas, la disciplina, las viejas jerarquías, el propio constructo de canon, la convicción en que hay autores mejores y peores y en que es posible jerarquizar la belleza llega la apoteosis: el mercantilismo. Todo lo que vende es lo bueno, y los críticos pierden sentido. Su función social desaparece, porque qué sentido tiene ir contra el mercado o arrogarse la superioridad intelectual, aunque estés muy formado, para decir lo que se debe leer y lo que es basura. ¿Quién se arroga esa superioridad? Antes todo el mundo reconocía esa autoridad. La democratización total, que es una conquista tan absolutamente irrenunciable y positiva, en el arte y en la cultura nunca ha funcionado. El arte nunca ha sido democrático. Nunca. Las grandes obras artísticas las hacen seres tocados por un genio absolutamente antidemocrático, individualista y egoísta que no se puede compartir ni diseñar y que ha hecho avanzar a las sociedades y cambiar las percepciones del hombre.

“Las grandes obras artísticas las hacen seres tocados por un genio absolutamente antidemocrático, individualista y egoísta que no se puede compartir ni diseñar y que ha hecho avanzar a las sociedades y cambiar las percepciones del hombre”.

Pero ese miedo de Steiner de “Occidente va a desaparecer” se lleva repitiendo desde el mismo inicio de la idea de civilización.

El ensayo que yo escribí intentaba no ser una jeremiada que dijera que vamos al desastre o al apocalipsis porque al mismo tiempo que veo cómo en los periódicos hay más erratas y menos creatividad que nunca, también encuentro chavales que están leyendo a Kafka en el metro y que están estudiando, formándose o creando una web en latín. Tampoco me gustaría encajar en esa especie de Casandra que está todo el día alertando de la desgracia.

¿Qué opinas de Harari y de su libro De animales a dioses? Su idea de que son las ficciones el motor de la historia.

Es verdaderamente original decir que ha tenido mucho más que ver en el progreso del hombre el mito que el logos. Y el relato hasta ahora había sido al revés. Resulta que Harari nos dice que no: en nuestras hipertecnificadas sociedades racionalistas y ateas los mitos siguen estando presentes, cada vez con más fuerza. Lo que ocurre es que a lo mejor ya no son las misas de los domingos, sino el equipo de fútbol, la comunidad vegana o el pilates. El hombre es religioso por naturaleza. Lo que hace es cambiar el objeto de su adoración. Al final, las soluciones de la religión siguen estando presentes en fuerzas políticas cuyos programas son absolutamente inaplicables, que tienen más de catecismo, de promesa o de cielos. El marxismo, dice Steiner, no es más que un sucedáneo del cristianismo. Y tiene mucha razón. La pervivencia del marxismo, cuando ha sido probado y ha fracasado en tantos países, solo se explica porque el mito es muy terco. La persistencia del nacionalismo, cuando ha provocado ríos de sangre, solo se explica porque es mucho más poderosa la idea de que nosotros somos el pueblo elegido (como el judío, el catalán o el vasco) que debe defenderse de una agresión externa. Es irracional. Pero funciona porque los mitos tienen más fuerza. Decía Wilde que es más fácil compartir un sentimiento que un razonamiento. Estamos diseñados para sentir en décimas de segundo y para pensar en minutos o en horas. Es una cuestión de velocidad. Vivimos en un neorromanticismo desbocado. Creo que lo que le falta a este país y en definitiva al paradigma occidental es una especie de nuevo clasicismo. Una vuelta a la Ilustración. Sigue leyendo

Arcadi Espada: “Tengo que escribir muchas cosas al día y tengo prisa. No me puedo permitir el lujo de ser pedagógico”

Hace un año estuve charlando con Arcadi Espada sobre su juventud, su obra y sus influencias literarias. La entrevista iba a publicarse en un proyecto de conversaciones con escritores, pero finalmente decidimos incluir solo a novelistas y poetas.

 

Pregunta: Su primera obra fue Ibiza, una guía turística.

Respuesta: Fue un encargo de un amigo que tenía contactos con una editorial que estaba conectada con el Ministerio de Turismo. Buscaban personas que estuvieran dispuestas a estar unos meses en distintos lugares. Me lo ofreció y yo acepté, haciéndolo con mi mujer de entonces.

¿Y leyó a la Generación Beat?

¡Sí! Me acuerdo que tuve que leer a Ginsberg. Hasta leí cosas de extraterrestres. Yo me lo pasé genial haciendo parte de ese libro, pero decir que ha sido una obra mía es un poco excesivo.

Uno de sus autores favoritos es Léautaud, en cuya lápida se puede leer: “escritor francés… extraño a toda fe y a toda inquietud filosófica”. Usted en el libro En nombre de Franco se describe como un joven que no tenía ninguna inquietud.

Esto es complicado de explicar. Hay dos maneras de ser joven. Una es contraindicada y la llevan a cabo esos adolescentes que van dando vueltas en espiral a la inquietud filosófica. Pueden ser personas muy inteligentes y muy bien formadas pero no logran insertarse bien en el ambiente. Siempre están divagando, aunque luego hagan obras maestras. Tienen una vida generalmente infeliz. Yo no. Yo fui un adolescente que miraba siempre hacia delante. Yo seguía mi camino y no me preocupaba ni por la muerte ni por esas cosas que los adolescentes se preocupan. Sigue leyendo

Entrevista a La Mecha

13063488_1067589256632269_3319639959798743241_o

Hace una semana, Esteban Ordóñez nos escribió porque quería conocer más cosas del proyecto, además de nuestra visión del periodismo y de la política. Lo quería publicar en Yorokobu y, finalmente, salió una pieza bastante apañada.

Es una entrevista reportajeada donde Esteban va analizando el camino que ha tomado la revista desde que naciera en septiembre de 2015. Él me pregunta y yo contesto, siempre en nombre del equipo entero de La Mecha:  Sigue leyendo

Alberto Garzón: “El socialismo es más necesario que nunca”

garzon_maiteAlberto Garzón (1985, Logroño) dejó de ser el diputado más joven en las pasadas elecciones. Aun así, a sus treinta años es el líder de Izquierda Unida y aguanta las embestidas de la nueva política de la que él también forma parte, relegado en los vomitorios del Congreso. Nos cita en su despacho meses más tarde de que su jefe de prensa nos escribiera “Alberto no está disponible, hay cincuenta entrevistas en espera”. Nos prometen veinte minutos y centramos el tiro en los dos temas más interesantes: el futuro de la izquierda y la relación de IU con Podemos. Garzón parece un mártir que camina entre dos aguas. Mientras que los puristas critican su banalización del discurso en los medios, los más transversales auguran entre carcajadas el final del marxismo clásico. Asume el reto de frenar el desangramiento de votos de su partido mediando entre Podemos y el PSOE. Quizá no logre ningún pacto, pero las encuestas electorales ya le están premiando su actuación de Celestina. Sigue leyendo

Cristina Cifuentes: “Podemos está engañando a la gente”

DSC_0183

A los animales políticos los definen su pragmatismo y su capacidad de adaptación en el terreno enemigo. Además, la bestia también sabe cuándo romper con el discurso de partido. Cristina Cifuentes (Madrid, 1964), Presidenta de la Comunidad de Madrid y Gestora del Partido Popular madrileño, ha sido designada por la propia cúpula nacional para “rearmar moralmente” al PP de Madrid: es decir, limpiar la cuadra de corrupción. Su figura republicana y agnóstica, además de la distancia de quien siempre discrepa entre los suyos, le hicieron poco a poco sumergirse en la discreta oscuridad de su propia formación. Sin embargo, la necesidad de cambio del Partido Popular la ha reflotado hasta la primera línea, ahora como salvadora de los que en su día la hicieron invisible. La espera, virtud indispensable en política, parece poner en marcha el engranaje que le hará que, inevitablemente, tarde o temprano, sea la primera mujer que se postule a presidir España, aunque ella lo niegue y ni se lo imagine. Sigue leyendo

Andrea Levy: “En España lo verdaderamente revolucionario es ser liberal”

Portada LevyVivimos en la era de lo inmediato, de lo visual. De los tuits y de los gifs, de las fotos que se desvanecen a los ocho segundos. De la sobreinformación y el desconocimiento. Si algo perdura, es que está desfasado. Y, mientras tanto, la política no pierde el tiempo, ningún partido ha dejado de llenar el Congreso de caras bonitas. Tampoco el Partido Popular, demacrado por la putrefacción de sus extremidades. En esa regeneración se encuentra Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP (Barcelona, 1984). Su juventud y buena presencia hace que la acusen, como a la mayoría de los nuevos políticos, de ser una mera figurante con dotes para el plató de televisión, pero de postín para el ciudadano ilustrado, que si de algo está harto es de que le traten por tonto.
Sigue leyendo

Monedero: “Para reconstruir la izquierda hay que reconocer su gran derrota”

Despacho monedero.jpg

El humo del pasillo de la facultad de Políticas en Somosaguas nubla la vista, pero La Mecha se adapta rápido al terreno. Si fuéramos de Telemadrid estaríamos indignados por el olor a porro, pero nosotros sólo vamos a hacer una entrevista. Tras varios correos y una espera infinita y no correspondida en la puerta del despacho de Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963), nos dirigimos a la puerta de su clase a recibirlo. Sigue leyendo

María Ramírez o por qué el periodismo está más vivo que nunca

Decía Larra que siempre ha gemido la prensa (“Ha gemido la prensa/ pero hoy que le das/ Talidio, a imprimir tus obras todas/ gime al menos con motivo”). No somos la excepción porque no confirma la regla, pero desde luego que la prensa se queja con más fuerza que nunca. Muchos periodistas ven a Internet como un arma que ha hecho estragos en la redacción y reducido a cenizas los periódicos. Otros no; María Ramírez (Madrid, 1977) acaba de fundar junto a su padre un nuevo medio, El Español. Es consciente de la seriedad de la crisis pero rechaza el discurso victimista. Sigue leyendo

Joaquín Leguina: “La verdadera izquierda es aquella que defiende la igualdad sabiendo que no todo el mundo es bueno”

Joaquín Leguina (Villaescusa, 1941) es un socialista erudito, con toda la carga interpretativa que eso conlleva. Se educó políticamente en grupos antifranquistas y se doctoró en París. Además, acompañó a Felipe González en el inicio de la democracia y, sobre todo, en el principio del liderazgo socialista en España. Más tarde fue presidente de la Comunidad de Madrid hasta la llegada del PP. Leguina ha sido funcionario en el INE, trabaja en el Consejo Consultivo de Madrid y mientras tanto le ha dado tiempo para escribir novelas y ensayos políticos. Cree que él no es un socialista demasiado autocrítico con los suyos, simplemente piensa que la gran mayoría se callan. No duda en rechazar las “medidas neoliberales” alemanas pero también “las pociones mágicas” de un cierto sector de la izquierda. Durante la entrevista, varias personas se acercan a saludarle y a presentarse e incluso a agradecerle por su buen hacer en la Comunidad. Durante una hora y media atiende a nuestras preguntas y nos adentramos en un personaje poco habitual en España: político, ávido lector y consecuente con sus actos. Sigue leyendo

Arcadi Espada: “El periodismo no debe preocuparse de responder el porqué de nada”

Foto de Alejandro Menéndez / @Alejandro_MenmoPionero en incorporar el cientifismo al periodismo y a la vida pública, Arcadi Espada (Barcelona, 1957) es un periodista intelectual, principio de oxímoron. Es columnista en El Mundo y escritor, además de miembro de la plataforma Libres e Iguales y colaborador de debates en radio y en televisión. Ha hecho de todo en el periodismo. Alto y de elegancia afrancesada se presenta puntual en el hotel de las Letras, en la Gran Vía de Madrid. Rodeado de libros, Arcadi Espada se siente más cómodo, hasta el punto que ordena al camarero apagar la música porque “esto es una biblioteca”. La entrevista se produce un día de después del atentado en París contra la redacción de Charlie Hebdo. Cada pregunta relacionada con su profesión la escruta detenidamente, con paciencia. Muestra en su mirada cómo de importante ha sido, es y será el periodismo en su vida. Reconoce que llevaba tres años escribiendo todos los días y se ha cogido una semana de vacaciones que aprovecha para “leer, pasear y comer”. Hablamos sobre la situación actual del periodismo, sobre sus libros o sobre el panorama político actual. Durante nuestra conversación, en ningún momento Espada empaña la imagen que refleja como columnista: brillante, polémico y perspicaz. Sigue leyendo