Lecturas

2018

FEBRERO:

  • The Shipwrecked Mind, on political reaction, Mark Lilla (ed: New York Review Books). ¿Qué hay detrás del pensamiento de los reaccionarios? Es una pregunta pertinente. Lilla lo responde de forma breve con argumentos inteligentes. Lo más interesante de la obra de Lilla me parece su preocupación por entender al oponente político. Proclamar tu superioridad intelectual frente al reaccionario en vez de analizar la raíz del problema es un modo de perder la batalla. Y en esas andamos.

ENERO

  • El desierto de los tártaros, Dino Buzzati (ed: Alianza). El libro que tenía pensado escribir ya lo escribió Buzzati hace 70 años. Qué maravilla.
  • Lenin’s Tomb, The last days of soviet empire, David Remnick (ed:Vintage Books). Remnick, ahora director del New Yorker, es uno de los mejores periodistas del mundo. Por eso La tumba de Lenin debería ser obligatorio para cualquiera que trabajara en una redacción. Remnick fue corresponsal del Washington Post durante los últimos años de la década de los 80 y los primeros de los 90 en Moscú y aprovecha todo el material que recopiló para escribir un libro magnífico. El cuadro que pinta de la caída de la Unión Soviética y de todo su recorrido es tan realista como sobrecogedor y sanguinario. Además, hace unos perfiles de Gorvachev, Solzhenitsyn, Sakharov o Yeltsin que son caviar puro. Imprescindible.
  • La muerte feliz, Albert Camus (ed: Alianza). Siempre está bien volver a Camus, su estilo es tan sencillo que es muy fácil adentrarse en sus libros. Esta primera novela del autor francés se supone que es una precuela de El extranjero. Mersault tiene la firme voluntad de “ser feliz” y eso hace a ratos la novela un poco pretenciosa y a otros subrayable. No es de mis preferidas de Camus, y sospecho que tampoco lo era para él. Prescindible.
  • Penas del joven Werther, Johann Wolfgang von Goethe (ed: Alba). A este libro he llegado un poco tarde. Pasiones incendiadas de un enamorado (Werther) que no puede completar su amor porque ella (Lotte) está comprometida con uno de sus grandes amigos (Albert). El libro provocó que algunos jóvenes de la época se suicidaran. Lo que más me interesa es el género epistolar y cómo lo concluye con Werther una vez muerto.
  • De qué hablamos cuando hablamos de amor, Raymond Carver (ed: Anagrama). Relatos breves y muy potentes. Parejas rotas que se tiran cosas a la cabeza, hombres mediocres que son conscientes de ello y, por supuesto, mucho alcohol. Lo que me pasa con el realismo sucio es que me gusta, pero leído un relato leídos todos.
  • La uruguaya, Pedro Mairal (ed: Libros del Asteroide). Todos los elogios que se le han dedicado a esta novelita (141 páginas) me parecen insuficientes. Pocos escritores son tan graciosos utilizando tan pocas palabras. En la contraportada está muy bien explicado el libro: “La uruguaya es una divertida novela sobre una crisis conyugal que nos habla también de cómo, en algún punto de nuestras vidas, debemos enfrentarnos a las promesas que nos hacemos y que no cumplimos, a las diferencias entre aquello que somos y aquello que nos gustaría ser”. Lo recomiendo.

“Quién arma esto?, pensé. ¿Quién me manda sentarme justo adelante de estos dos dementes que dicen cosas que me pegan directo en el centro? ¿Es uno el que está atento solo a las cosas que le competen y entonces recorta del infinito caos cotidiano justo lo que lo interpela? ¿O pasan cosas raras? ¿Tenía yo que perdonarte, Catalina?

  • El lugar de la estrella, Patrick Modiano (ed: Anagrama. Trilogía de la Ocupación). Una novela que, en cuanto la acabas, se empieza a olvidar rápidamente. El autor inventa una parodia para narrar una realidad incómoda (la Francia colaboracionista durante la ocupación nazi) a través de un judío antisemita que no tiene ninguna gracia. La ironía del libro es muy cargante. El formato de escenas medio oníricas no ayuda, porque nunca te enganchas a la historia. Más que decepcionante.
  • Los diarios de Emilio Renzi, años de formación, Ricardo Piglia (ed: Anagrama). Qué barbaridad de libro. Creo que he subrayado una de cada tres frases de los diarios. En este tomo se recopilan las notas del primer Piglia, que comienza siendo un aspirante con 16 años y el libro se acaba con un gran escritor que tiene 26 años al que Cortázar manda cartas y felicita. Son los años de preparación donde Piglia insiste en la idea fundacional: él se hizo primero escritor y luego empezó a escribir. Tiene anotaciones magníficas.

2017

DICIEMBRE

  • The Better Angels of Our Nature, Steven Pinker (ed: Penguin). He tardado cuatro meses en terminarlo, pero es uno de los libros de mi vida. Este ensayo es la cumbre de la madurez intelectual. Intentaría hacer un resumen del libro, pero creo que sería un error. Aunque el tema principal es el declive de la violencia a lo largo de la historia, Pinker disecciona al ser humano a través de todas las herramientas posibles: ciencia, psicología, antropología, historia o economía. Sus capítulos Inner Demons y Better Angels son vitales para entender que las personas no son buenas ni malas por naturaleza, sino las dos a la vez. Este es un mito que aún sigue extendido entre muchas personas. “Yo soy hobbesiano, el hombre es un lobo para el hombre” o “yo creo en la teoría del buen salvaje de Rousseau, la sociedad nos corrompe”. Al escuchar estas frases deberíamos reaccionar igual que si nos dijeran que la tierra es plana. Porque la ciencia nos ha desvelado secretos que confirman que la venganza y la ira son rasgos evolutivos, pero también que la empatía o el autocontrol lo son. Steven Pinker es el hombre total, y pocos consiguen despojarse de la ideología como él. ¿Los hechos? Estos son. Ahora si quieren debatimos sobre la mejor forma de continuar con el declive de la violencia, pero hay que partir de una base en común, esto es, los hechos. En España deberíamos recuperar este discurso, malherido por la creencia de que siempre puede existir una verdad alternativa, un relativismo tan excesivo como posmoderno. A pesar de afirmar que vivimos en el mejor momento que ha atravesado la humanidad, Pinker no se resigna. No es un libro que opte por el conformismo: es la constatación de que nunca nos habíamos tratado tan bien los unos a los otros, y que si no la cagamos podemos seguir mejorando para reducir las desgracias humanas. Pero, ¿por qué hay que leer el libro? Porque responde a esta pregunta:

“With the knowledge that something has driven it down, we can also treat it as a matter of cause and effect. Instead of asking, ‘Why is there war?’ We might ask, ‘Why is there peace?’ We can obsess not just over what we have been doing wrong but also over what we have been doing right. Because we have been doing something right, and it would be good to know what, exactly, it is”.

  • Las pequeñas virtudes, Natalia Ginzburg (ed: Acantilado). Mi reconciliación con Ginzburg tras el chasco con Léxico familiar. Pocos escritores escriben tan bien como ella. Las pequeñas virtudes es un libro cortito “entre el ensayo y la autobiografía” y que te deja un sabor agridulce, porque parece que la autora te ha transmitido un par de verdades para volver a la realidad, pero el libro podría tener quinientas páginas y tú seguirías subrayando, embobado. El capítulo de “Las relaciones humanas” es épico.
  • El adversario, Emmanuel Carrère (ed: Anagrama). Una historia real sobre el asesino y farsante Jean-Claude Romand que estuvo engañando toda su vida a todo el mundo y, cuando le iban a descubrir, mató a sus dos hijos, a su mujer y a sus padres. Es corto y se lee de un trago. No decepciona, porque Carrère hace un trabajo excepcional. El autor se introduce en la historia, pero poco. Me parece un libro más honesto que A sangre fría.
  • La banda que escribía torcido, Marc Weingarten (ed: Libros del KO). Muchos nombres y muchas historias. Weingarten cuenta desde un punto de vista desenfadado el despropósito periodístico de los años sesenta en Estados Unidos en el que participaron Talese, Hunter S. Thompson, Tom Wolfe o Truman Capote. Quizá le dé más épica de la que se merezca. En definitiva, es un libro sobre el nacimiento de “El Nuevo Periodismo”, un movimiento que pone la verdad al servicio de la narrativa. Y no al revés, como debería ser.

NOVIEMBRE

  • Geopolitics, Klaus Dodds (ed: Oxford University Press, a very short introduction). Todo mal. ¡Un profesor citando en un trabajo académico a Naomi Klein! Apenas hay cosas interesantes. ¿Cómo ha podido pasar el filtro de Oxford? Esta review está muy bien y te evita comprar el libro.
  • El doctor Zhivago, Boris Pasternak (ed: Noguer). Excelente, aunque al final se hace un poco largo. Un cuadro perfecto de la revolución bolchevique y todas sus locuras, un rechazo frontal a la sentencia de que, a veces, el fin justifica los medios. Este diálogo lo resume bien:

    -Ya ve usted lo que son las cosas. Usted es bolchevique, y reconoce que esto no es vida, sino algo increíble, una locura, un absurdo.

    -¡Pues claro que sí! Pero es una necesidad histórica. Hay que pasar por el aro.
    -¿Por qué es una necesidad?

    -¿Es usted un niño o se las da de inocente? ¿Ha caído de la Luna o qué? Parásitos tarascones han vivido a costa de los trabajadores hambrientos, y los tenían metidos en un puño. ¿Cree usted que esto iba a ser así por siempre jamás? ¿Y las otras formas de tiranía y humillación? ¿Es posible que no comprenda la legitimidad de la cólera popular, el deseo de vivir de acuerdo con la justicia, la busca de la verdad? ¿O le parece a usted que podía conseguirse una transformación radical en las Dumas por los medios parlamentarios y que se podía dar esquinazo a la dictadura?

    -Hablamos dos lenguajes diferentes y, por mucho que discutamos, no nos encontraremos nunca. Pero estoy pensando que con la violencia no se podrá conseguir jamás nada. Hay que llegar al bien a través del bien.

    Por otro lado, están mucho mejor retratadas las partes sobre la guerra, la miseria y el hambre que el amor entre Zhivago y Lara.

  • The Righteous Mind, Why good people are divided by politics and religion, Jonathan Haidt (ed: Penguin). Provocador, brillante y muy útil. Parece que estuviera dirigido contra la élite intelectual (socioliberales ateos de Razón, Ciencia y Progreso). Tras la lectura de este libro uno sale descolocado, viendo como sus ideas sobre la religión, la política y el individualismo se tambalean. Lo recomiendo.
  • El Condotiero, George Perec (ed: Anagrama). Un disparate. Se nota que es la primera novela que escribió Perec, porque no hay por donde cogerla.
  • Nieve, Orhan Pamuk (ed: DeBolsillo). Decepcionado. Tenía bastante interés en leer a Pamuk, premio nobel en 2006, un escritor turco que se alejaba del canon al que estoy acostumbrado. Pero su forma de escribir no me gusta nada. El libro está lleno de frases empalagosas. Este es un ejemplo de muchos (página 302): “Lo que le dolía en el alma, lo que le reconcomía, no era el ser tan desdichado, sino el comprender que si se hubiera comportado con un poco más de inteligencia su vida podría haber sido mucho más feliz”. O este diálogo (página 171), que me parece infame:DOIaV1iW4AU6mNCOCTUBRE
  • Un hombre que duerme, George Perec (ed: Impedimenta). Perec es genial. Dicen que es el libro cumbre de la literatura Bartleby. Pensaba que una historia de ese estilo me iba a sonar falsa y pretenciosa. Todo lo contrario. El personaje de Perec transmite angustia, aunque en las primeras páginas uno comete el error de ponerse en la piel del protagonista. ¿Quién no ha pensado alguna vez en no ir al examen y quedarse en la cama, sin más? ¿No queremos alguna vez eliminar todos nuestros compromisos, no abrir la puerta, no contestar al móvil a nadie, como si no existiéramos? Pero cuando piensas que estás congeniando con él, con su pereza y su “mecánico sonambulismo”, te cabreas por su comportamiento y te pone nervioso. ¡Espabila! No te dura mucho, porque el libro es corto y pronto sonríes: todo era una ficción.

“Te queda todo por aprender, todo lo que no se aprende: la soledad, la indiferencia, la paciencia, el silencio. Debes desacostumbrarte de todo: de ir al encuentro de los que durante tanto tiempo has frecuentado, de tomar tus comidas, tus cafés en el sitio que diario otros te guardaron, defendieron a veces para ti, de holgazanear en la complicidad sosa de las amistades que no terminan de morirse, en el rencor oportunista y relajado de los vínculos que se deshilachan”.

  • El legado de Humboldt, Saul Bellow (ed: Galaxia Gutenberg). Muñoz Molina decía que con algunas novelas le pasa lo mismo que con la mejor poesía, que nunca puede darse por leída. Si de algo estoy seguro es que El legado de Humboldt es una gran novela. No sé qué es La Gran Novela Americana, pero esto debe estar muy cerca de serlo. El libro narra la vida de Charles Citrine, un escritor que vive en Chicago y que ha ganado dos veces el premio Pulitzer pero que empieza a ver cómo su vida se complica. Su amigo Humboldt, escritor y poeta que cayó en desgracia antes de su muerte, le sigue trayendo problemas. El resto de personajes gravitan en torno a Charles Citrine quitándole dinero y años de vida: matones, abogados mentirosos, amigos arruinados, una ex mujer cruel que en el divorcio pretende arruinarle o Renata, su amante Miss Universo y despreocupada de otra cosa que no sea el dinero (pero que es la única voz lúcida de la novela). Casi todos los personajes hablan con monólogos. Apenas hay diálogo real, y el ego raya lo absurdo (“Al fin estás haciendo algo por ti -dijo-. Es muy gracioso. Estás ensimismado, pero no tienes ni idea del abecedario del egoísmo. Piénsalo de este modo: si un yo no existiera, no habría ni un tú ni un nosotros siquiera”). Por otro lado está la pareja que forman Charles Citrine y Humboldt. El protagonista recuerda las intenciones artísticas de Humboldt y sus elucubraciones sobre el amor, el sentido de la existencia, el alma, la muerte (“la muerte es el fondo oscuro que necesita un espejo si queremos ver algo”) o el fracaso de los poetas en las sociedades contemporáneas. Muchos son párrafos pedantes y deliberadamente pretenciosos, y el lector sabrá localizarlos. Pero hay otros que no. Y al verse subrayando, uno se pregunta: ¿Bellow lo escribe desde la parodia o es una reflexión trascendental? ¿O ambas? Quizá ahí radique su genialidad. Recomiendo este artículo de Vidal-Folch sobre el libro. Para ampliar, he encontrado este largo ensayo de Coetzee sobre la obra de Bellow, de quien dijo que quizá sea el gigante de la literatura norteamericana de la segunda mitad del siglo XX (en inglés y en español).

“Aunque siempre me he sentido un poco orgulloso de mis rarezas personales, he empezado a sospechar que tal vez no sean más que débiles imágenes de mil rarezas reales y mucho más poderosas que hay ahí en el mundo exterior, en algún sitio; que mis rarezas, después de todo, puede que no sean tan personales y que a lo mejor se trata de un estado generalizado”.

  • Las cosas, Georges Perec (ed: Anagrama). Un libro sobre la agonía de la clase media a principios de los años sesenta y su fascinación por los objetos. Es una historia repleta de descripciones. Aunque no me parece un gran libro, es corto, entretenido y está muy bien escrito.

SEPTIEMBRE

  • Quemar los días, James Salter (ed: Salamandra). No acabado.
  • Rayuela, Julio Cortázar (ed: Cátedra). Fascinante y pesado a partes iguales. Hablé sobre él y sobre el libro de Salter al final de esta entrada.


AGOSTO

  • The undoing project, Michael Lewis (ed: Norton). Emocionante. Lewis cuenta la historia de una amistad que revolucionó la forma en la que entendemos nuestro cerebro, la psicología o la economía, pero también campos tan diversos como el baloncesto o las finanzas. ¿Alguna vez te has preguntado por qué instintivamente te parece más improbable que salga 10 veces seguidas cara a que salga cara cara cruz cara cara cruz cruz cruz cara cruz, si la probabilidad de estos dos sucesos es la misma? ¿Por qué un paciente no reacciona igual si le dicen que tiene un 10% de morir durante la operación o un 90% de salir con vida? “Todo o casi todo lo que toca Lewis se convierte en oro”, decía Pablo Rodríguez Suanzes en su blog. Y tiene razón. Es un libro genial y sencillo de leer en inglés (aunque también está traducido al español). Lo recomiendo como introducción a Thinking, fast and slow. Uno solo puede tener envidia sana al leer la vida de estos dos genios. Por último, dejo una anécdota sobre el inteligentísimo Amos Tversky (que no me llego a creer del todo):

“The effect on others of whatever Amos said only led to even more stories about Amos. There was the time that Tel Aviv University threw a party for a physicist who had just won the Wolf Prize. It was the discipline’s second highest honor (!), and its winners more often than not went on to win the Nobel (!!). Most of the leading physicists in the country came to the party, but somehow the prizewinner ended up in the corner with Amos -who had recently taken an interest in black holes. The next day the prizewinner called his hosts to ask, “Who was that physicist (!) I was talking to? He never told me his name”. After some confusing back-and-forth, his hosts figured out that the man meant Amos, and they told him that Amos wasn’t a physicist but a psychologist. “It’s not possible,” the physicist said, “he was the smartest of all the physicists”.

Las exclamaciones en cursiva son mías.

  • World Order, Henry Kissinger (ed: Penguin). Muy didáctico. Mis conocimientos sobre historia y geopolítica son muy escasos así que de momento me creo todo lo que me cuenta Kissinger. Ramón González Ferriz ya escribió sobre este libro en El Confidencial. Y es lo de siempre con Kissinger. Puede que te caiga mal o que no te creas que él mismo escriba sus libros. Incluso puedes pensar como Hitchens, que pedía que Kissinger fuera juzgado por crímenes de guerra. Pero vas a aprender bastante sobre Relaciones Internacionales. Los capítulos más interesantes me han parecido los relacionados con Europa, el Islam y China. A destacar un párrafo sobre los años de entreguerra que viene a decir lo de siempre, pero que nunca deberíamos olvidar:

“The nature of these challenges was not singular to the 1930s. In every era, humanity produces demonic individuals and seductive ideas of repression. The task of statesmanship is to prevent their rise to power and sustain an international order capable of deterring them if they do achieve it. The interwar years’ toxic mixture of facile pacifism, geopolitical imbalance, and allied disunity allowed these forces a free hand”.

 

  • Solaris, Stanislam Lem (ed: Impedimenta). Psé. Lo he dejado cuando me quedaban cincuenta páginas. Es un libro de ciencia ficción muy bien valorado por la crítica que me ha dejado bastante frío. Consiste en la llegada de Kelvin (el protagonista) a Solaris, planeta donde los humanos tienen una base espacial. Hay otros tres hombres. El problema es que Solaris es un océano dotado de vida y de inteligencia, lo que provoca que pasen cosas muy raras. Pero mi lectura (superficial) es que Lem aprovecha Solaris para escribir sobre el amor y la ruptura.
  • Sunset Park, Paul Auster (ed: Anagrama). Hacía tiempo que no leía a Paul Auster. Me ha gustado, pero como casi todas sus novelas. Dicen que es un libro sobre la inocencia de la juventud, sobre “el amor, el arte y la extraña sensación de estar vivo”, pero creo que el tema principal es la crisis del 2008. Todas las historias de los personajes giran en torno a ella: una editorial que se hunde, estudiantes de doctorado que no tienen para llegar a fin de mes o una casa okupa (en Sunset park) donde transcurre la mayor parte de la novela. En mi opinión, Auster peca de usar con demasiada frecuencia la herramienta del flashback, para así hacer lo que tanto le gusta: contar una historia dentro de otra, como si fueran unas matrioshkas rusas (especialmente en La noche del oráculo, donde hay varios escritores y varias novelas a la vez, usando los pies de página para desarrollar una de ellas). Otra crítica personal a sus novelas es su pasión por el beisbol, que a mi me resulta muy aburrido y llena páginas de nombres de bateadores.
  • Sueños de Bunker Hill, John Fante (ed: Anagrama). En su línea, aunque noto cierto cambio respecto a las otras tres de la tetralogía. Comprensible, porque esta la dictó estando ciego casi cuarenta años más tarde. Es una novela corta, graciosa y muy irónica, una sátira sobre Hollywood. No sobra ni un adjetivo y cada página me parece una clase magistral de cómo escribir. Diría que es la segunda que más me ha gustado de los Bandini. Tengo pendiente escribir un artículo sobre estos cuatro libros.
  • SPQR, una historia de la Antigua Roma, Mary Beard (ed: Crítica). Un ensayo sublime. Sus casi 600 páginas merecen la pena, sobre todo porque suponen un chute de conocimiento que pocos libros de divulgación igualan. El estilo es muy limpio y Beard se mueve con una cautela admirable, pese a la épica que tanto gusta a otros historiadores al hablar de Roma. La bibliografía que maneja es extensísima. Muy recomendable.
  • Biografía del silencio, Pablo D’Ors (ed: Siruela). A ratos me parecía un ensayo sensacional, pero después el tufo budista me aburría un poco e incluso aborrecía ciertas frases de libro de autoayuda. Además, en ocasiones se contradice. Aun así, creo que viene bien para la época de inmediatez en la que vivimos. Me ha servido bastante, sobre todo porque sustituía mentalmente la orden de “meditar más” por “pensar más”, justo lo que condena D’Ors.

 

JULIO

  • Espera a la primavera, Bandini, John Fante (ed: Anagrama). Relata la infancia de Arturo Bandini, aunque diría que el protagonista es su padre. Más flojo que los otros de Bandini, pero me sigue pareciendo de un nivel superior al resto. Tiene escenas de pobreza durísimas y otras reuniones familiares desternillantes.
  • Camino de los Ángeles, John Fante (ed: Anagrama). Hay escenas muy divertidas. Aunque sea el primero que escribió, creo que es mejor empezar por Pregúntale al polvo.
  • Pregúntale al polvo, John Fante (ed: Anagrama). De mis libros favoritos. ¡Qué literatura tan poderosa! Me parece que le da mil vueltas a cualquiera de la generación Beat y a Salinger. Siempre he pensado que los libros de esos autores triunfan por su solemnidad o por contar historias de sexo, alcohol y drogas y nada más, mientras que en Fante todo suena real, veraz. No rechina ni una escena. Lo recomiendo.
  • Errata, George Steiner (ed: Siruela). Flojo y muy pedante. Pensaba encontrarme con algo parecido a El mundo de ayer, de Stefan Zweig, pero no tiene nada que ver. Lo que más me ha interesado es el capítulo sobre los clásicos de literatura. Creo estar atacando a una vaca sagrada.
  • Éramos unos niños, Patti Smith (ed: DeBolsillo). Una autobiografía extraordinaria. No la conocía. Además de ella y de Robert Mapplethorpe aparecen Allen Ginsberg, Jimmy Hendrix o Andy Warhol. Viven una juventud intensa. Lo recomiendo, sobre todo si te gusta la música y/o la generación beat. Con lo primero basta, al menos en mi caso.
  • Viaje al fin de la noche, Louis-Ferdinand Céline (ed: Edhasa). Lo he dejado en la página 150. Su cinismo me aburre y me suena un poco falso, pero está bien escrito. Volveré.
  •  Los enemigos íntimos de la democracia, Tzevan Todorov (ed: Galaxia Gutenberg). Argumentos interesantes contra el populismo, el neoliberalismo y el mesianismo político.
  • La apoteosis de la voluntad romántica, Isaiah Berlin (ed: Turner). Muy potente. Son  apenas 30 páginas densas pero reveladoras sobre las raíces del romanticismo. Me gusta leer sobre la Historia de las ideas para empaparme de ellas, aunque luego se quede poco. Hay que leer más de Isaiah Berlin.
  • Anna Karenina, Lev Tolstoi (ed: Penguin). Dije algunas cosas aquí.

 

JUNIO

  • Thinking, fast and slow, David Kahnemann (ed: Penguin classics). Este libro es importantísimo. Supone una puerta para entender el comportamiento humano y cómo toma las decisiones. Destroza la posibilidad de que exista un hombre completamente racional. Se nota que en Estados Unidos están muy obsesionados con los libertariansLo recomiendo.
  • La idea de Europa, George Steiner (ed: Siruela). Breve y bonito. Tiene citas interesantes, pero se le nota algo mayor. Steiner no habla de ciencia, aunque viendo otros libros suyos compruebo que siempre le ha interesado la third culture. Buen prólogo de Vargas Llosa.
  • Cicatriz, Sara Mesa (ed: Anagrama). Mejor de lo que me esperaba. Escribe muy bien y es original, que no es fácil. Tiene algunas referencias literarias y cuestiones de escritura, así que este libro le gustará más a alguien que suela leer.
  • Rendición, Ray Loriga (ed: Alfaguara). Me ha sorprendido. No hay adjetivos. Está muy bien escrito el libro y la historia es atractiva. Se lee rápido.
  • Mira por dónde, autobiografía, Fernando Savater (ed: Taurus). Muy buena. No estoy de acuerdo en muchas ideas, pero es un hombre admirable. Es necesario leer esta autobiografía. Grandes fragmentos.
  • Salidas de tono, Félix de Azúa (ed: Anagrama). No está mal. Me gusta leer al Azúa más en forma (1996), aunque a veces su tono de graciosete me pone de los nervios.
  • Manual para mujeres de la limpieza, Lucia Berlin (ed: Alfaguara). Menos de lo que me esperaba, quizá porque el listón estaba muy alto. Aun así tiene relatos potentísimos y una prosa limpia, sin burruños.

 

MAYO

  • Essays, George Orwell. Necesario leerle. Shooting an elephant me parece imprescindible.
  • Léxico familiar, Natalia Ginzburg (ed: Lumen). No me ha transmitido lo que me esperaba. Acabo un poco cansado de los juegos de palabras.
  • El mercader de Venecia, William Shakespeare (biblioteca). Gracioso, pero no al nivel de Julio César o Macbeth. Los personajes son muy antisemitas.
  • El miedo a los bárbaros, Tzvetan Todorov (ed: Galaxia Gutenberg). Ensayo sensacional para evitar maniqueísmos. Lo recomiendo.
  • Tiempos líquidos, vivir en una época de incertidumbre, Zygmunt Bauman (Ed: Tusquets). Un timo. No lo he acabado, lo he dejado por las teorías de la conspiración. Un ensayo tiene que aportar hechos.

 

ABRIL

  • Historia del pensamiento económico, Landreth y Colander (ed: Mc Graw Hill).
  • A History of economic thought, Lionel Robbins (ed: London School of Economics Lectures).
  • La vida ante sí, Émile Ajar (Romaine Gary) (ed: Plataforma).
  • Julio César, William Shakespeare. De lo más entretenido que he leído de WS. “Sólo Bruto puede acabar con Bruto”. Me gusta mucho el cuadro que pinta de Bruto y de Marco Antonio. Muy ligera y de un trago.
  • Formas de volver a casa, Alejandro Zambra (ed: Anagrama). Cortito. Ni un adjetivo. Escribe muy bien, pero en la gran mayoría del libro no es más que un escritor de su tiempo. Metametanovela.
  • Walden, Henry Thoreau (Ed: Biblioteca). Muy divertido y poético.
  • Political philosophy, a very short introduction, David Miller (ed: Oxford).
  • Canadá, Richard Ford (Ed: Anagrama).
  • Distancia de rescate, Samanta Schweblin (Ed: Literatura Random House). Novelita rarísima, pero muy bien escrita.
  • Siete casas vacías, Samanta Schweblin (Ed: Páginas de Espuma)
  • Pájaros en la boca, Samanta Schweblin (Ed: Lumen)
  • La España vacía, Sergio del Molino (Ed: Turner)
  • Veneno y sombra y adiós, Javier Marías (Ed: Alfaguara).
  • Memorias de Adriano, Marguerite Yourcenar (Ed: Salvat). Un párrafo genial.

 

 

 

MARZO

  • La tía Julia y el escribidor,Mario Vargas-Llosa (Ed: Alfaguara)
  • American Psycho, Bret Easton Ellis(Ed: Punto de lectura)
  • Cómo me hice monja, César Aira(Ed: Literatura Mondadori)
  • El rey Lear, William Shakespeare(Ed: Austral)
  • De vidas ajenas, Emmanuel Carrère(Ed: Anagrama)
  • Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, Maya Angelou (Ed: Libros del Asteroide)
  • Respiración artificial, Ricardo Piglia (Ed: Anagrama)
  • International security, Christopher S. Browning (Ed: Oxford, a very short introduction)
  • Diarios, 2008-2010, Iñaki Uriarte(Ed: Pepitas de calabaza)
  • Diarios, 2004-2007,Iñaki Uriarte (Ed: Pepitas de calabaza)
  • Diarios, 1999-2003,Iñaki Uriarte (Ed: Pepitas de calabaza)
  • Dinero, Martin Amis(Ed: Anagrama)
  • Edipo Rey, Sófocles (Ed: Gredos)
  • La broma, Milan Kundera (Ed: Tusquets)
  • Global economic history, Robert C. Allen(Ed: Oxford, a very short introduction)
  • El reino, Emmanuel Carrère(Ed: Anagrama)

FEBRERO

  • Esperando a Godot, Samuel Beckett (Ed: Austral)
  • El Gatopardo, Giuseppe Tomasi de Lampedusa (Ed: Seix Barrial)
  • Y eso fue lo que pasó, Natalia Ginzburg (Ed: Acantilado)
  • ¿Fue él?Stefan Zweig (Ed: Acantilado)
  • ¡Indignaos! Stéphane Hessel(Ed: Destino)
  • Estudios del malestar, Políticas de la autenticidad en las sociedades contemporáneas, José Luis Pardo(Ed: Anagrama)
  • Hamlet, William Shakespeare(Ed: Fontana)
  • Sin destino, Imre Kertész (Ed: Acantilado). Un párrafo esencial para entender el paso del tiempo.
  • Tu rostro mañana, Baile y sueño, Javier Marías(Ed: Alfaguara)
  • Pétalos y otras historias incómodas,Guadalupe Nettel (Ed: Anagrama)
  • Moonwalking with Einstein, Joshua Fouer (Ed: Penguin)
  • La carretera, Cormac McCarthy (Ed: Literatura Mondadori)
  • El matrimonio de los peces rojos, Guadalupe Nettel(Ed: Páginas de Espuma)
  • Después del invierno, Guadalupe Nettel (Ed: Anagrama)
  • El cuerpo en que nací,Guadalupe Nettel (Ed: Anagrama)
  • Expiación, Ian McEwan (Ed: Anagrama)

ENERO

 

 

  • Letters to a young contrarian, Christopher Hitchens(Ed:Basic Books)
  • Filosofía mundana,Javier Gomá (Ed: Galaxia Gutenberg)
  • El hombre del salto, Don DeLillo (Ed: Seix Barrial)
  • San Manuel Bueno,Mártir, Miguel de Unamuno (Ed: Austral)
  • Napoleón Bonaparte, André Castelot(Ed: El Ateneo)
  • Último día de un condenado a muerte,Víctor Hugo (Ed: Akal)
  • El árbol de la ciencia, Pío Baroja(Ed: Letras Hispánicas)
  • Nostalgia del absoluto, George Steiner(Ed: Siruela)
  • Las personas del verbo,Jaime Gil de Biedma (Ed: Galaxia Gutenberg)
  • La democracia sentimental,Manuel Arias Maldonado (Ed: Página Indómita)
  • Macbeth, Shakespeare (Ed: Austral)
  • Galveias,José Luis Peixoto (Ed: Literatura Random House)
  • La muerte del padre, Karl Ove Knausgard(ed: Anagrama)
  • Las batallas en el desierto, José Emilio Pacheco(Ed: Era)
  • El periodista deportivo, Richard Ford (Ed: Anagrama Edición Limitada)

 

 

2016

DICIEMBRE

  • Homo Deus, Yuval Noah Harari (ed: Debate)

NOVIEMBRE

  • Julio Cortázar,Cristina Peri (ed: Vidas Literarias)
  • La muchacha de las bragas de oro, Juan Marsé(ed: DeBolsillo)
  • Los detectives Salvajes, Roberto Bolaño(ed: Anagrama)
  • Junio de 1941, Hitler y Stalin, John Lukacs
  • Cinco días en Londres, John Lukacs
  • Pan, Knut Hamsun
  • Hambre, Knut Hamsun
  • Job, Joseph Roth
  • Job,La Biblia
  • Cuadernos de Hiroshima,Kenzaburo Oé
  • El libro de los amores ridículos,Kundera
  • Dublineses, James Joyce
  • Homo Videns,Giovanni Sartori
  • El testigo, Juan Villoro
  • El gen egoísta,Richard Dawkins
  • Mala índole,Javier Marías
  • El contenido de la felicidad, Fernando Savater
  • Plata quemada, Ricardo Piglia

 

  • OCTUBRE
  • La civilización del espectáculo, Mario Vargas-Llosa
  • Retrato de un artista adolescente, James Joyce
  • El arte de amar, Ovidio
  • Fiebre y lanza, Javier Marías
  • Historia de la filosofía, Julián Marías
  • Confesiones de escritores latinoamericanos, The Paris Review
  • El huésped, Guadalupe Nettel
  • Sylvie, Gerard de Nérvale
  • Fedón, Platón
  • La tabla rasa,Steven Pinker
  • Cartas, Coetzee y Auster
  • 13,99, Beigbeder

 

  • SEPTIEMBRE
  • Don Quijote de la Mancha, parte 1, Miguel de Cervantes
  • Relato soñado, Arthur Schnitzler
  • Poesía completa, Luis Cernuda
  • Moby Dick,Hermano Melville
  • Frankenstein, Mary Shelley
  • Aura, Carlos Fuentes
  • La canción del verdugo, Norman Mailer

 

  • AGOSTO
  • El laberinto de la soledad, Octavio Paz
  • Antología completa, Federico García Lorca
  • El regreso de Casanova, Arthur Schnitzler
  • Odas de Ricardo Reis, Fernando Pessoa
  • La educación del Estoico, Fernando Pessoa (Barón del Teide)
  • Trópico de Cáncer, Henry Miller
  • Chesil Beach, Ian McEwan
  • Mayo del 69, la revolución permanente, Glucksmann (padre e hijo)
  • Montaigne, Stefan Zweig
  • La condena, Franz Kafka
  • Los perros románticos, Roberto Bolaño
  • Diario de un mal año, Coetzee
  • Juventud, Coetzee
  • Infancia, Coetzee

 

  • JULIO
  • Esperando a los bárbaros, Coetzee

 

 

  • JUNIO
  • El artista del hambre, Kafka
  • Lanzarote, Houellebecq(ed: Anagrama)
  • Últimas tardes con Teresa,Juan Marsé (ed: DeBolsillo)
  • Jorge Luis Borges, Fernando Savater(ed: Vidas literarias)
  • El sentido de un final, Julian Barnes(ed: Anagrama)
  • Jakob von Gunten, Robert Walser(ed: DeBolsillo)
  • La insoportable levedad del ser – Milan Kundera (ed: Anagrama)
  • Perder teorías – Enrique Vila-Matas(ed: Seix Barrial)
  • Impostura, Enrique Vila-Matas(ed: Anagrama)
  • París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas(ed: DeBolsillo)
  • Instrumental, James Rhodes(ed: Black Books)
  • Historia abreviada de la literatura portátil – Enrique Vila-Matas(ed: DeBolsillo)
  • Viaje a la aldea del crimen – Ramón J. Sender(ed: Asteroide)
  • Vidas de Santos – Eduardo Mendoza(ed: Seix Barrial)
  • Diario de un hombre humillado, Félix de Azúa(ed: Anagrama)
  • Doctor Pasavento, Enrique Vila-Matas(ed: DeBolsillo)

 

 

 

MAYO

 

  • Oona y Salinger, Charles Beigbeder( ed: Anagrama)
  • Ella era Hemingway y No soy Auster, Enrique Vila-Matas(ed: Alfabia)
  • Chet Baker piensa en su arte y otros relatos, Enrique Vila-Matas(ed: DeBolsillo)
  • Ajedrez para un detective novato, Juan Soto-Ivars(ed: Algaida)
  • Bartleby y compañía, Enrique Vila-Matas(ed: DeBolsillo)
  • La Ilíada, Homero(ed: Alianza)
  • La estación violenta, Manuel Jabois(ed: CTO)
  • Fin de poema, Juan Tallón(ed: Alrevés)
  • Mientras haya bares, Juan Tallón(ed: Círculo de tiza)
  • Una novela francesa, Frédéric Beigbeder(ed: Anagrama)
  • De animales a dioses, Yuval Noah Harari(ed: Debate)
  • Sed en la Condomina, Luis María Valero(ed: Libros del KO)
  • Relato de un náufrago, Gabriel García Márquez(ed: DeBolsillo)
  • Tonio Kröger, Thomas Mann(ed: Edhasa)
  • Nos vemos en esta vida o en la otra, Manuel Jabois(ed: Planeta)
  • Las partículas elementales, Houellebecq(ed: Anagrama)

 

 

ABRIL

 

 

 

MARZO

 

 

  • En nombre de Franco, Arcadi Espada (ed: Espasa)
  • Patente de corso, Arturo Pérez-Reverte(ed: Santillana)
  • Diario de un poeta recién casado, Juan Ramón Jiménez(ed: Catedra)
  • La marcha Radetzky, Joseph Roth(ed: Edhasa)
  • 2666, Roberto Bolaño (ed: Círculo de lectores)
  • Alternativa naranja, Iñaki Ellakuría y José M. Albert de Paco (ed: Debate)
  • Diario de un hombre superfluo, Iván Turguénev (ed: Nørdicalibros)
  • Muerte en Venecia, Thomas Mann(ed: Seix Barrial)

 

 

FEBRERO

  • Los cuadernos de don Rigoberto, Mario Vargas Llosa(ed: Santillana)
  • La verdad de las mentiras, Mario Vargas Llosa(ed: Santillana)
  • Los jefes, Mario Vargas Llosa(ed: DeBolsillo)
  • Las ratas, Miguel Delibes(ed: Austral).
  • Odisea, Homero(ed: Cátedra)
  • Los cachorros, Mario Vargas Llosa(ed: Seix Barrial)
  • Confesión, Lev Tolstoi(ed: Acantilado)
  • La granja humana, Jorge Bustos(ed: Ariel)
  • El límite de la palabra, recopilación de relatos argentinos (ed: menoscuarto)
  • El periodista y el asesino, Janet Malcolm(Ed: Gedisa)

 

 

ENERO

 

  • La lluvia amarilla, Julio Llamazares(Seix Barral)
  • El cuaderno rojo, Paul Auster(Ed: Seix Barral)
  • El libro de las ilusiones, Paul Auster(Ed: Anagrama)
  • Carta al padre, Franz Kafka(Ed: Bruguera)
  • Universidad y Ciencia en España, Clara Eugenia Ñúñez (Ed: Gadir)
  • El astillero, Juan Carlos Onetti(Ed: Club Internacional del Libro)
  • La universidad cercada, testimonios de un naufragio, diversos autores(Jesús Hernández, Álvaro Delgado-Gal, Xavier Pericay) (Ed: Anagrama).
  • El maestro Juan Martínez que estaba allí, Chaves Nogales(Ed: libros del KO)
  • A Confidential, James Ellroy(Ed: Círculo de Lectores)

2015

 

  • DICIEMBRE
  • Elogio del papel, Casati(Ed: Ariel)
  • Número cero, Umberto Eco(Ed: Lumen)
  • Pedro Páramo, Juan Rulfo(Ed: ElPaís).
  • Siddhartha, Hermann Hesse(Ed: DeBolsillo)
  • Koba el terrible, Martin Amis(Ed: Anagrama)
  • La escritura transparente, Bill Lyon(Ed: Libros del KO)
  • El túnel, Ernesto Sabato(Ed: Seix Barral)
  • La eterna prometida, Pilar de Vicente-Gella(Ed: Andrómeda)
  • Poesía completa, Antonio Machado
  • Vidas de santos, Antonio Lucas(Ed: Círculo de Tiza)

 

 

  • NOVIEMBRE
  • La humillación, Philip Roth(Ed: DeBolsillo)
  • El Volga nace en Europa, Curzio Malaparte(Ed: Tusquets)
  • La guerra del fútbol y otros reportajes, Kapuscinski(Ed: Anagrama).
  • Sumisión, Houllebecq(Ed: Anagrama)
  • Trilogía de Nueva York, Paul Auster(Ed: Anagrama)
  • Ébano, Kapuscinski(Ed: Anagrama)

OCTUBRE

  • La casa verde – Vargas Llosa(Ed: debolsillo).
  • Disfraces del Leviatán – Juan Carlos Monedero(Ed: Akal)
  • Curso urgente de política para gente decente – Juan Carlos Monedero(Ed: Seix Barral)
  • El largo viaje – Jorge Semprún(Ed: Austral)
  • Todas las canciones – Luis Alberto de Cuenca (Ed: Colección Visor)

 

 

  • SEPTIEMBRE
  • Papá Goriot – Honoré de Balzac (Ed: Alba).
  • El mapa y el territorio – Michel Houellebecq(ed: Anagrama)
  • Fariña – Nacho Carretero(ed: Libros del KO)
  • Exploradores del abismo– Enrique Vila-Matas (Ed: Anagrama)
  • Adiós, Muñeca – Raymond Chandler(ed: EL PAÍS, Serie Negra)
  • La sombra del viento  – Carlos Ruiz Zafón (Ed: Planeta)
  • La guerra del fin del mundo – Mario Vargas Llosa (Ed: Alfaguara).
    AGOSTO
  • El advenimiento de la República – Josep Pla(Ed: Biblioteca de la República)
  • María Estuardo – Stefan Zweig(Ed: Juventud)
  • Los girasoles ciegos – Alberto Méndez(Ed: Anagrama)
    JULIO
  • Desgracia – Coetzee(DeBolsillo)
  • La ventana alta – Chandler(El País – Serie negra).
  • La defensa de Madrid – Chaves Nogales(Ed: Asteroide)
  • El oficio de escritor – (Ed: Era).

JUNIO

  • Guerra y paz – Lev Tolstoi
  • La transformación (la metamorfosis) – Franz Kafka
  • Juan Belmonte, matador de toros– Chaves Nogales
  • Los soldados de Salamina – Javier Cercas
  • Invisible – Paul Auster
  • La decadencia de la Mentira Oscar Wilde
  • Bola de sebo – Maupassant
  • Mientras agonizo – William Faulkner
  • París era una fiesta – Ernest Hemingway
  • El sueño eterno – Raymond Chandler(El País – Serie negra)
  • La dama del lago – Raymond Chandler (El País – Serie negra)

Mayo

  • Los pobres desgraciados hijos de perra – Carlos Marzal
  • Travesuras de una niña mala – Mario Vargas Llosa
  • El jardín de los cerezos – Anton Chéjov
  • En la carretera – Jack Kerouac

 

  • ABRIL
  • Crónica de una muerte anunciada – Gabriel García Márquez
  • Corazón tan blanco – Javier Marías
  • La habitación número seis y otros cuentos  – Anton Chéjov
  • Bailén (episodios nacionales) – Galdós
  • El barril de amontillado – Allan Poe
  • En la frontera – McCarthy
  • Carta de una desconocida  – Stefan Zweig
  • Novela de ajedrez  – Stefan Zweig
  • ¡Noticia bomba! – Evelyn Waugh
  • Jugada de presión – Paul Auster
  • Vértigo – Paul Auster
  • Pastoral americana – Philip Roth
  • Viajes por el scriptorium – Paul Auster

 

  • MARZO
  • A sangre y fuego – Manuel Chaves Nogales
  • Diarios – Arcadi Espada
  • Homenaje a Cataluña – George Orwell
  • Hiroshima – Hersey
  • Noticia de un secuestro – Gabriel García Márquez
  • El amor en los tiempos de cólera – Gabriel García Márquez
  • Economía – Samuelson
  • Relatos – Raymond Carver
  • El misterio de la cripta embrujada – Eduardo Mendoza

 

  • FEBRERO
  • John F. Kennedy  – André Kaspi(biografía)
  • Sobre el olvidado Siglo XX – Tony Judt 
  • Tokio blues – Haruki Murakami
  • Momentos estelares de la Humanidad – Stefan Zweig
  • La conjura de los necios – Toole
  • A sangre fría – Truman Capote
  • A salto de mata – Paul Auster
  • Ampliación del campo de batalla – Michel Houellebecq
  • Amok – Stefan Zweig

 

  • ENERO 2015
  • El Castillo – Kafka
  • Tartufo –  Molière
  • Los renglones torcidos de Dios  – Torcuato Luca de Tena
  • El hombre que fue Jueves  – Chesterton
  • El Manifiesto Comunista  – Engels y Marx
  • Periodismo Práctico  – Arcadi Espada
  • España invertebrada  – Ortega y Gasset
  • El político – Azorín
  • La conjura contra América  – Philipp Roth
  • El duelo y la revancha – Joaquín Leguina
  • El camino de vuelta  – Joaquín Leguina
  • Historia de un despropósito  – Joaquín Leguina
  • ¿Quién mató a Palomino Molero?  – Vargas Llosa
  • Capricho – Azorín
  • El corazón delator – Edgar Allan Poe
  • El bosque animado – Wenceslao Fernández Flórez

 

Anuncios