“No es populismo, es fascismo”: los libros para entender un planeta en llamas

Imagine que es médico y vive en una pequeña ciudad. Un día, al salir de su casa, se encuentra una rata muerta. Es un hallazgo inusual, pero no le da más importancia y la tira a la basura. A la semana siguiente, ve tres ratas muertas de camino al consultorio. Comienza a inquietarse, pero no dice nada. Conforme pasa el tiempo, el problema se agrava y en su clínica aparecen personas con un síntoma parecido: hinchazón y delirio, aunque todavía no ha muerto nadie. Insinúa a un amigo. “¿Y si ha vuelto la peste?”. Su colega contesta: “Ya no vivimos en la Edad Media. Por favor, deja de propagar el pánico”. Sigue leyendo

Anuncios

Jorge Bustos: “El aprendizaje de la escritura es un despojamiento. Es el aprendizaje de la sencillez”

Hace un año entrevisté, junto a Gonzalo R. Sevilla, a Jorge Bustos. La entrevista se hizo con el mismo propósito que la conversación con Arcadi Espada: hablar sobre el oficio del escritor. En este caso, Jorge Bustos cuenta su visión sobre el ensayo, su estilo y su pasión por la lectura. No hay nada de actualidad. También charlamos de posmodernismo, cultura y libros.

PREGUNTA: El nazismo nos enseñó a replantear el poder y nuestra confianza en la cultura.

RESPUESTA: Ahí empieza un desprestigio de la cultura y de la razón que siguen Adorno y Horkheimer con su Dialéctica de la Ilustración. ¿Cómo la nación alemana, la más culta del mundo, pudo desarrollar el mayor horror de la historia? Si la cultura no nos blinda de algo tan horrible como el nazismo, ¿de qué sirve la cultura? Emerge un cierto nihilismo. Entran en crisis todos los relatos que daban sentido a la vida del hombre: la comodidad, la religión o las tradiciones. Mientras tanto, gana fuerza el individualismo. Al mismo tiempo, el consumo de masas permite la democratización de la cultura. A partir de los años cincuenta, creada la cultura de masas, quedan trastocados los parámetros por los que se regía el mundo cultural y literario, hasta llegar al momento actual donde conviven todo tipo de corrientes. La posmodernidad es un océano donde han desembocado todas las corrientes de la historia occidental, y cada uno nada en la suya. Sigue leyendo