Samanta Schweblin: “El límite entre lo posible y lo imposible me parece la zona más literaria y atractiva”

captura-de-pantalla-2018-04-09-a-las-0-54-55

Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978) es una de las cuentistas más reconocidas del panorama literario actual. Con su corta novela Distancia de rescate quedó finalista del Premio Man Booker International Prize en 2017. En esta entrevista habla de la escritura como un trabajo del que nada se deja al azar.

PREGUNTA: Dice que en la formación de un escritor joven es clave leer mucho, pero solo a través de una lectura lenta. ¿A qué se refiere?

RESPUESTA: Creo que uno de los problemas cuando uno empieza a escribir es que en realidad escribir ya sabemos. Puede que no escribamos como los autores que admiramos, pero la escritura es una técnica adquirida: logísticamente, ya sabemos cómo se hace. Lo mismo sucede con la lectura. Cuando uno se sube a la bicicleta no piensa en los movimientos que nos ponen en marcha y a la vez nos aseguran cierto equilibro, uno solo ve el paisaje, y piensa en el lugar al que quiere llegar. Pero cuando se quiere tener un control más exhaustivo hay que volver a analizarlo todo. Hay que entender exactamente cómo se mueve el cuerpo sobre los pedales y el asiento, cómo funcionan los contrapesas y porqué, hay que ser consciente de cada mínimo detalle. A eso me refiero con una lectura lenta, a ser verdaderamente consciente, palabra a palabra, de qué acciona cada paso de un texto en la cabeza de un lector. Sigue leyendo

Anuncios

Jorge Bustos: “El aprendizaje de la escritura es un despojamiento. Es el aprendizaje de la sencillez”

Hace un año entrevisté, junto a Gonzalo R. Sevilla, a Jorge Bustos. La entrevista se hizo con el mismo propósito que la conversación con Arcadi Espada: hablar sobre el oficio del escritor. En este caso, Jorge Bustos cuenta su visión sobre el ensayo, su estilo y su pasión por la lectura. No hay nada de actualidad. También charlamos de posmodernismo, cultura y libros.

PREGUNTA: El nazismo nos enseñó a replantear el poder y nuestra confianza en la cultura.

RESPUESTA: Ahí empieza un desprestigio de la cultura y de la razón que siguen Adorno y Horkheimer con su Dialéctica de la Ilustración. ¿Cómo la nación alemana, la más culta del mundo, pudo desarrollar el mayor horror de la historia? Si la cultura no nos blinda de algo tan horrible como el nazismo, ¿de qué sirve la cultura? Emerge un cierto nihilismo. Entran en crisis todos los relatos que daban sentido a la vida del hombre: la comodidad, la religión o las tradiciones. Mientras tanto, gana fuerza el individualismo. Al mismo tiempo, el consumo de masas permite la democratización de la cultura. A partir de los años cincuenta, creada la cultura de masas, quedan trastocados los parámetros por los que se regía el mundo cultural y literario, hasta llegar al momento actual donde conviven todo tipo de corrientes. La posmodernidad es un océano donde han desembocado todas las corrientes de la historia occidental, y cada uno nada en la suya. Sigue leyendo

El arriesgado momento de convertirse en escritor

Image result for vargas llosa de joven

Desde que descubrí la ingente y exquisita cantidad de entrevistas de la Paris Review que se realizó durante todo el Siglo XX a mis escritores más admirados, cada vez que entro en una biblioteca busco en la sección de “escritura” algún libro relacionado con la revista. Sé que están todas publicadas en Internet, pero el papel me sigue transmitiendo más sensaciones que la fría pantalla. Aquí en Monterrey, en México, no hay muchos, pero está mi querido El oficio de escritor de la editorial mexicana Era. Pues bien, a su lado, con un lomo verde oscuro, estaba apoyado una recopilación de entrevistas de la Paris Review a escritores latinoamericanos, justo lo que se echaba en falta en Writers at work. Están todos: desde un Borges ya ciego que apenas le queda por decir algo más de su obra que no haya dicho ya hasta un García Márquez pletórico y guasón, pasando por un Vargas-Llosa recién defenestrado de la política o un Cortázar con su majestuosa pedagogía a la hora de hablar de literatura.

Sigue leyendo

Alberto Garzón: “El socialismo es más necesario que nunca”

garzon_maiteAlberto Garzón (1985, Logroño) dejó de ser el diputado más joven en las pasadas elecciones. Aun así, a sus treinta años es el líder de Izquierda Unida y aguanta las embestidas de la nueva política de la que él también forma parte, relegado en los vomitorios del Congreso. Nos cita en su despacho meses más tarde de que su jefe de prensa nos escribiera “Alberto no está disponible, hay cincuenta entrevistas en espera”. Nos prometen veinte minutos y centramos el tiro en los dos temas más interesantes: el futuro de la izquierda y la relación de IU con Podemos. Garzón parece un mártir que camina entre dos aguas. Mientras que los puristas critican su banalización del discurso en los medios, los más transversales auguran entre carcajadas el final del marxismo clásico. Asume el reto de frenar el desangramiento de votos de su partido mediando entre Podemos y el PSOE.

Pregunta. En la situación actual que estamos viviendo, ¿qué papel tiene la izquierda ante una globalización que parece imparable? 

Respuesta. Lo primero es hacer un buen diagnóstico y eso implica entender que esto es una crisis del capitalismo. Una crisis, además, que se está intentando resolver desde posturas neoliberales. Esto genera rabia y frustración, pero también una sensación de desprotección en la ciudadanía, sometiéndola a la orfandad. Ante esto, la clase popular busca protección. La cuestión es si esta viene por la derecha o por la izquierda. Si viene por el lado del populismo de la extrema derecha, te dice: “Estás desprotegido frente a la competencia internacional y los cambios globales. La solución es más nacionalismo, militarización de la sociedad…” y entonces, hay gente que en su desesperación compra ese discurso. La otra opción es que haya una izquierda consecuente que no sea tibia; que exprese que es un problema del capitalismo y que es necesario un nuevo modelo que aspire a construir una sociedad sin clases. Ese es el papel de la izquierda. En definitiva, para luchar contra el populismo de derechas lo que tienes que entender es que es hijo de la crisis del capitalismo.

Sigue leyendo

Cristina Cifuentes: “Podemos está engañando a la gente”

DSC_0183

Pregunta. Usted empezó a participar en política desde una edad muy temprana. ¿Qué se le pasa por la cabeza a una joven de 16 años para afiliarse a Alianza Popular, un partido con raíces franquistas?

Respuesta. A mí me tocó vivir un momento políticamente interesante. Cuando Franco murió yo tenía 11 años, por lo que tuve la suerte de vivir con una conciencia en democracia. Tampoco creo que el Partido Popular, en ese momento Alianza Popular, fuera un partido heredero del franquismo. Era un partido de ideología de centro derecha que nació en democracia con independencia de que su fundador, Fraga, fuera Ministro con Franco. Adolfo Suárez también lo fue y sin embargo hoy en día nadie cuestiona que fuera uno de los grandes artífices de la democracia. Es verdad que era un poco raro que a una niña con 15 años le interesara la política. Creo que es importante que entre la gente joven haya una preocupación por dirigir las inquietudes que tú tienes hacia el mundo institucional. Sigue leyendo

Andrea Levy: “En España lo verdaderamente revolucionario es ser liberal”

Portada LevyVivimos en la era de lo inmediato, de lo visual. De los tuits y de los gifs, de las fotos que se desvanecen a los ocho segundos. Si algo perdura, es que está desfasado. Y, mientras tanto, la política no pierde el tiempo: ningún partido ha dejado de llenar el Congreso de caras bonitas. Tampoco el Partido Popular, demacrado por la putrefacción de sus extremidades. En esa regeneración se encuentra Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP (Barcelona, 1984). Su juventud y buena presencia hace que la acusen, como a la mayoría de los nuevos políticos, de ser una mera figurante con dotes para el plató de televisión, pero de postín para el ciudadano ilustrado, que si de algo está harto es de que le traten por tonto.
Sigue leyendo

Monedero: “Para reconstruir la izquierda hay que reconocer su gran derrota”

Despacho monedero.jpg

El humo del pasillo de la facultad de Políticas en Somosaguas nubla la vista, pero La Mecha se adapta rápido al terreno. Si fuéramos de Telemadrid estaríamos indignados por el olor a porro, pero nosotros sólo vamos a hacer una entrevista. Tras varios correos y una espera infinita y no correspondida en la puerta del despacho de Juan Carlos Monedero (Madrid, 1963), nos dirigimos a la puerta de su clase a recibirlo.

Queremos escuchar a Monedero porque el foco mediático día tras día le ilumina menos y a nosotros eso nos interesa más. Es una de las voces autorizadas de la izquierda, al menos de la que quiere volver a ganar. Ya no tiene que repetir las tres consignas de partido. Especialmente tras dejar la Ejecutiva de Podemos hace unos meses. Culpa al neoliberalismo, ese gran Leviatán creado por la democracia representativa. Parece que en cualquier momento va a citar a Bakunin en su crítica al individualismo diciendo que es la sociedad la que prepara a los criminales y los criminales son sólo los instrumentos para ejecutar los crímenes. Piensa lo que dice, pero al igual que otros nuevos partidos, no sabemos si dice lo que piensa. Durante la charla cita a sus referentes sin preocuparse de que sepamos quiénes son, condición indispensable para que te denominen intelectual.

Mientras despeja su despacho, ahogado de libros, nos llama cabrones por convencerlo. Monedero es un profesor convertido a político y un político devuelto a las aulas. Habla con la pedagogía del mejor maestro pero también demuestra sus elevados conocimientos en retórica. Nos limitamos a transcribir la conversación, excesivamente corta para nosotros pero eterna para Monedero, que nos echa del despacho después de alargar varios minutos la entrevista pactada. La regeneración y el Cambio nunca nos habían dicho que la nueva política tuviera hora de cierre: las nueve de la noche. Sigue leyendo

María Ramírez o por qué el periodismo está más vivo que nunca

Decía Larra que siempre ha gemido la prensa (“Ha gemido la prensa/ pero hoy que le das/ Talidio, a imprimir tus obras todas/ gime al menos con motivo”). No somos la excepción porque no confirma la regla, pero desde luego que la prensa se queja con más fuerza que nunca. Muchos periodistas ven a Internet como un arma que ha hecho estragos en la redacción y reducido a cenizas los periódicos. Otros no; María Ramírez (Madrid, 1977) acaba de fundar junto a su padre un nuevo medio, El Español. Es consciente de la seriedad de la crisis pero rechaza el discurso victimista. Sigue leyendo

Joaquín Leguina: “La verdadera izquierda es aquella que defiende la igualdad sabiendo que no todo el mundo es bueno”

Joaquín Leguina (Villaescusa, 1941) es un socialista erudito, con toda la carga interpretativa que eso conlleva. Se educó políticamente en grupos antifranquistas y se doctoró en París. Además, acompañó a Felipe González en el inicio de la democracia y, sobre todo, en el principio del liderazgo socialista en España. Más tarde fue presidente de la Comunidad de Madrid hasta la llegada del PP. Leguina ha sido funcionario en el INE, trabaja en el Consejo Consultivo de Madrid y mientras tanto le ha dado tiempo para escribir novelas y ensayos políticos. Cree que él no es un socialista demasiado autocrítico con los suyos, simplemente piensa que la gran mayoría se callan. No duda en rechazar las “medidas neoliberales” alemanas pero también “las pociones mágicas” de un cierto sector de la izquierda. Durante la entrevista, varias personas se acercan a saludarle y a presentarse e incluso a agradecerle por su buen hacer en la Comunidad. Durante una hora y media atiende a nuestras preguntas y nos adentramos en un personaje poco habitual en España: político, ávido lector y consecuente con sus actos. Sigue leyendo

Arcadi Espada: “El periodismo no debe preocuparse de responder el porqué de nada”

Foto de Alejandro Menéndez / @Alejandro_MenmoPionero en incorporar el cientifismo al periodismo y a la vida pública, Arcadi Espada (Barcelona, 1957) es un periodista intelectual, principio de oxímoron. Es columnista en El Mundo y escritor, además de miembro de la plataforma Libres e Iguales y colaborador de debates en radio y en televisión. Ha hecho de todo en el periodismo. Alto y de elegancia afrancesada se presenta puntual en el hotel de las Letras, en la Gran Vía de Madrid. Rodeado de libros, Arcadi Espada se siente más cómodo, hasta el punto que ordena al camarero apagar la música porque “esto es una biblioteca”. La entrevista se produce un día de después del atentado en París contra la redacción de Charlie Hebdo. Cada pregunta relacionada con su profesión la escruta detenidamente, con paciencia. Muestra en su mirada cómo de importante ha sido, es y será el periodismo en su vida. Reconoce que llevaba tres años escribiendo todos los días y se ha cogido una semana de vacaciones que aprovecha para “leer, pasear y comer”. Hablamos sobre la situación actual del periodismo, sobre sus libros o sobre el panorama político actual. Durante nuestra conversación, en ningún momento Espada empaña la imagen que refleja como columnista: brillante, polémico y perspicaz. Sigue leyendo