Arcadi Espada: “Tengo que escribir muchas cosas al día y tengo prisa. No me puedo permitir el lujo de ser pedagógico”

Hace un año estuve charlando con Arcadi Espada sobre su juventud, su obra y sus influencias literarias. La entrevista iba a publicarse en un proyecto de conversaciones con escritores, pero finalmente decidimos incluir solo a novelistas y poetas.

 

Pregunta: Su primera obra fue Ibiza, una guía turística.

Respuesta: Fue un encargo de un amigo que tenía contactos con una editorial que estaba conectada con el Ministerio de Turismo. Buscaban personas que estuvieran dispuestas a estar unos meses en distintos lugares. Me lo ofreció y yo acepté, haciéndolo con mi mujer de entonces.

¿Y leyó a la Generación Beat?

¡Sí! Me acuerdo que tuve que leer a Ginsberg. Hasta leí cosas de extraterrestres. Yo me lo pasé genial haciendo parte de ese libro, pero decir que ha sido una obra mía es un poco excesivo.

Uno de sus autores favoritos es Léautaud, en cuya lápida se puede leer: “escritor francés… extraño a toda fe y a toda inquietud filosófica”. Usted en el libro En nombre de Franco se describe como un joven que no tenía ninguna inquietud.

Esto es complicado de explicar. Hay dos maneras de ser joven. Una es contraindicada y la llevan a cabo esos adolescentes que van dando vueltas en espiral a la inquietud filosófica. Pueden ser personas muy inteligentes y muy bien formadas pero no logran insertarse bien en el ambiente. Siempre están divagando, aunque luego hagan obras maestras. Tienen una vida generalmente infeliz. Yo no. Yo fui un adolescente que miraba siempre hacia delante. Yo seguía mi camino y no me preocupaba ni por la muerte ni por esas cosas que los adolescentes se preocupan. Sigue leyendo

Exploradores del vacío

“Ver vaciarse todo y conocer su contenido. Saber perfectamente de qué se ha llenado todo. Y saberlo en medio de un clima risueño, discreto y geométrico. Un clima en el fondo alegre. Porque mis constantes vitales de esta mañana son el sol que saluda los despertares, el descubrimiento del placer de ser cortés, la revelación algo tardía de que todo es excepcional, el despliegue de gentileza en el trato a las personas, la impresión de vivir en plena tempestad de calma, la satisfacción de haber perdido unos kilos, la gestión de la herencia literaria del antiguo ocupante de mi cuerpo, el abordaje suave de una lógica espartana del trabajo, la creencia de que los gordos son los demás, la utilización de la ironía templada como rasgo de elegancia, de tímida felicidad, en definitiva”.

Vila-Matas en Exploradores del abismo (Ed: Anagrama).

La decadencia de la mentira

“[…] La segunda doctrina es ésta. Todo arte malo proviene de volver a la Vida y a la Naturaleza, y erigirlas en ideales. La Vida y la Naturaleza podrán a veces formar parte de la materia bruta del Arte, pero para que le sean de alguna utilidad real hay que traducirlas a convenciones artísticas. Como método el Realismo es un completo fracaso, y las dos cosas que todo artista debe evitar son la modernidad de la forma y la modernidad del asunto. para nosotros, que vivimos en el siglo XIX, cualquier siglo es tema válido para el arte menos el nuestro. Las únicas cosas bellas son las cosas que no nos concierne. […] Además, lo moderno es lo único que se queda anticuado. El señor Zola se sienta a darnos un retrato del Segundo Imperio. ¿A quién le interesa ahora el Segundo Imperio? Está pasado. La Vida va más deprisa que el Realismo, pero el Romanticismo va siempre por delante de la vida.

[…] La revelación final es que, la Mentira, contar cosas bellas y falsas, es el objetivo propio del Arte”.

Oscar Wilde en La decadencia de la Mentira (Ed: Siruela).

Si queréis saber más sobre La decadencia de la Mentira y la postura de Wilde acerca del arte, leed esto.

Arcadi Espada: “El periodismo no debe preocuparse de responder el porqué de nada”

Foto de Alejandro Menéndez / @Alejandro_MenmoPionero en incorporar el cientifismo al periodismo y a la vida pública, Arcadi Espada (Barcelona, 1957) es un periodista intelectual, principio de oxímoron. Es columnista en El Mundo y escritor, además de miembro de la plataforma Libres e Iguales y colaborador de debates en radio y en televisión. Ha hecho de todo en el periodismo. Alto y de elegancia afrancesada se presenta puntual en el hotel de las Letras, en la Gran Vía de Madrid. Rodeado de libros, Arcadi Espada se siente más cómodo, hasta el punto que ordena al camarero apagar la música porque “esto es una biblioteca”. La entrevista se produce un día de después del atentado en París contra la redacción de Charlie Hebdo. Cada pregunta relacionada con su profesión la escruta detenidamente, con paciencia. Muestra en su mirada cómo de importante ha sido, es y será el periodismo en su vida. Reconoce que llevaba tres años escribiendo todos los días y se ha cogido una semana de vacaciones que aprovecha para “leer, pasear y comer”. Hablamos sobre la situación actual del periodismo, sobre sus libros o sobre el panorama político actual. Durante nuestra conversación, en ningún momento Espada empaña la imagen que refleja como columnista: brillante, polémico y perspicaz. Sigue leyendo

Los gallegos

IMG-20141229-WA0018

Manuel Jabois y Juan Tallón son esa clase de escritores que se ridiculizan a sí mismos con su ironía en prosa y a ti en persona. Además, su elegancia provoca admiración en lo primero y asombro en lo segundo. Yo no suelo coger bien las ironías, por lo que las entrevistas (Tallón y Jabois) fueron un suplicio. Cuando le preguntaban a mi abuelo paterno por un futbolista del Atlético de Madrid siempre decía que era lento pero malo, una definición en la que me he encuadrado muy bien. Sigue leyendo

Ignacio Aguado: “Queremos demostrar que la libertad de mercado y la igualdad de oportunidades son compatibles”

Ignacio Aguado (Madrid, 1983) es el prototipo del nuevo perfil político emergente en España: joven, inexperto en política y con ideas reformadoras. Es el portavoz de Ciudadanos en Madrid y encara las primarias tanto de la Comunidad como del Ayuntamiento con ilusión, ya que su partido, pese a tener unos pocos meses de vida en la capital, podría ser clave en la formación de gobierno. Nos reunimos con él en la sede de Ciudadanos en Madrid, en la glorieta de Bilbao. Sus paredes lisas son una prueba de su nacimiento reciente. Ignacio Aguado evita en todo momento relacionarse con la palabra “político”, ya que él nunca ha ejercido como tal y trabaja de responsable del Departamento de Análisis de mercados y estudios de una importante multinacional energética. Confiesa que aún no está acostumbrado a los flashes de las cámaras. Cree que España exige un cambio porque, pese a que el bipartidismo “no tiene por qué ser malo”, ha regenerado poco o nada la política durante estos treinta años. Huye del “discurso rupturista”, mezcla conceptos como el Estado de Bienestar, la igualdad de oportunidades y la libertad de mercado y, además, busca revitalizar Madrid para conseguir “que esté a la altura” de ciudades como París o Londres. Sigue leyendo

Juan Tallón: “No escribo para satisfacer al lector, sino para rellenar un hueco que me falta”

juan tallon rafa cabeleira revista highway alejandro menendez carlos jimenez (2)

Juan Tallón (Ourense, 1975) es un hombre de libros. Estudió filosofía, trabajó como periodista y ahora es escritor. Tardó poco en darse cuenta que el periodismo no casaba con su estilo de vida. Se dispuso a abandonar la redacción y preparar el habitáculo preferido de un escritor: en la habitación frente a una pared. Ha publicado su tercer libro en castellano (Libros peligrosos, ed. Larousse) en un momento de euforia que aprovecha para dejar claro que el éxito es mentira. Nos reunimos con él y hablamos sobre su nuevo libro y sus obras. Además, le preguntamos sobre literatura, periodismo o filosofía. Hubo también tiempo para pedir más información sobre ciertas anécdotas suyas, lo cual provocó que en el bar donde nos reunimos, en Cock -detrás de la Gran Vía-, nos mirasen con curiosidad por ese hombre «que tan serio hablaba y tanto humor desprendía», según nos contó intrigado el camarero. Por si fuera poco, groseramente puntual, Juan Tallón aparece en la entrevista por sorpresa con Rafa Cabeleira, amigo, cronista del FC Barcelona a tiempo parcial y tuitero profesional, pese a que él se encuadre mejor en aquella definición que le otorgó Manuel Jabois: «Un tiquitaquero blandurrio cuyo único dios es el pase horizontal». Tallón escribe tan bien como bebe. Irónico y despiadado consigo mismo, se describe como un escritor egoísta sin darse cuenta aún del humor que nos regala. Sigue leyendo