Arcadi Espada: “Tengo que escribir muchas cosas al día y tengo prisa. No me puedo permitir el lujo de ser pedagógico”

Hace un año estuve charlando con Arcadi Espada sobre su juventud, su obra y sus influencias literarias. La entrevista iba a publicarse en un proyecto de conversaciones con escritores, pero finalmente decidimos incluir solo a novelistas y poetas.

 

Pregunta: Su primera obra fue Ibiza, una guía turística.

Respuesta: Fue un encargo de un amigo que tenía contactos con una editorial que estaba conectada con el Ministerio de Turismo. Buscaban personas que estuvieran dispuestas a estar unos meses en distintos lugares. Me lo ofreció y yo acepté, haciéndolo con mi mujer de entonces.

¿Y leyó a la Generación Beat?

¡Sí! Me acuerdo que tuve que leer a Ginsberg. Hasta leí cosas de extraterrestres. Yo me lo pasé genial haciendo parte de ese libro, pero decir que ha sido una obra mía es un poco excesivo.

Uno de sus autores favoritos es Léautaud, en cuya lápida se puede leer: “escritor francés… extraño a toda fe y a toda inquietud filosófica”. Usted en el libro En nombre de Franco se describe como un joven que no tenía ninguna inquietud.

Esto es complicado de explicar. Hay dos maneras de ser joven. Una es contraindicada y la llevan a cabo esos adolescentes que van dando vueltas en espiral a la inquietud filosófica. Pueden ser personas muy inteligentes y muy bien formadas pero no logran insertarse bien en el ambiente. Siempre están divagando, aunque luego hagan obras maestras. Tienen una vida generalmente infeliz. Yo no. Yo fui un adolescente que miraba siempre hacia delante. Yo seguía mi camino y no me preocupaba ni por la muerte ni por esas cosas que los adolescentes se preocupan. Sigue leyendo

Entrevista a La Mecha

13063488_1067589256632269_3319639959798743241_o

Hace una semana, Esteban Ordóñez nos escribió porque quería conocer más cosas del proyecto, además de nuestra visión del periodismo y de la política. Lo quería publicar en Yorokobu y, finalmente, salió una pieza bastante apañada.

Es una entrevista reportajeada donde Esteban va analizando el camino que ha tomado la revista desde que naciera en septiembre de 2015. Él me pregunta y yo contesto, siempre en nombre del equipo entero de La Mecha:  Sigue leyendo

Que nos pille escribiendo

Periodismo.jpgEn la película El método, un grupo de aspirantes a un trabajo son encerrados en un despacho donde tienen que superar unas pruebas. Se les plantea el siguiente reto: ha habido una guerra nuclear y vivirán durante 20 años en un búnker, pero hay que echar a uno. Todos utilizan su currículum para justificarse imprescindibles: juristas, médicos, electricistas… Carlos, que tiene estudios de literatura, se ofrece para contar historias, pero pronto es puesto en entredicho. Finalmente todo se debate entre Carlos y Ana, que, desorientada, razona que puede ser la madre del grupo, pese a que haya otra mujer más joven. Carlos, a través de un microcuento sobre un pingüino, consigue convencer al resto y desprestigiar a Ana remarcando su elevada edad para tener un hijo.

 Si tal y como dijo Larra escribir en España es llorar, hacerlo sobre periodismo es desangrarse por dentro.

Sigue leyendo

María Ramírez o por qué el periodismo está más vivo que nunca

Decía Larra que siempre ha gemido la prensa (“Ha gemido la prensa/ pero hoy que le das/ Talidio, a imprimir tus obras todas/ gime al menos con motivo”). No somos la excepción porque no confirma la regla, pero desde luego que la prensa se queja con más fuerza que nunca. Muchos periodistas ven a Internet como un arma que ha hecho estragos en la redacción y reducido a cenizas los periódicos. Otros no; María Ramírez (Madrid, 1977) acaba de fundar junto a su padre un nuevo medio, El Español. Es consciente de la seriedad de la crisis pero rechaza el discurso victimista. Sigue leyendo

Los gallegos

IMG-20141229-WA0018

Manuel Jabois y Juan Tallón son esa clase de escritores que se ridiculizan a sí mismos con su ironía en prosa y a ti en persona. Además, su elegancia provoca admiración en lo primero y asombro en lo segundo. Yo no suelo coger bien las ironías, por lo que las entrevistas (Tallón y Jabois) fueron un suplicio. Cuando le preguntaban a mi abuelo paterno por un futbolista del Atlético de Madrid siempre decía que era lento pero malo, una definición en la que me he encuadrado muy bien. Sigue leyendo